Páginas

3 de marzo de 2011

Tokio Blues

Japón es conocido, entre tantas otras cosas, por la alta tasa de suicidios que se da entre sus habitantes, y esta realidad se refleja página tras página en Tokio Blues, la novela que acabo de terminar. ¡Qué tristeza emana este libro!

Murakami narra la adolescencia y la entrada en el mundo adulto (un poco a la fuerza) de Watanabe, un periodo marcado por el suicidio de su mejor amigo, Kizuki. Comienza a estudiar en la universidad y se reencuentra por casualidad con Naoko, la que fuera novia de Kizuki desde que ambos eran unos críos, y que todavía no se ha recuperado de la pérdida. A partir de ahí Murakami teje varias historias de amor y de sexo que se entrecruzan invariablemente con la muerte, pues, como el mismo Watanabe dice, «Mientras vivimos, vamos criando la muerte al mismo tiempo».

Por fin me he quitado la espinita que tenía por no haber leído todavía a Murakami y la verdad es que he disfrutado la lectura, aunque para mi gusto la historia destila demasiada tristeza. El personaje de Watanabe es el que más me ha gustado, me ha parecido un chaval agradable y educado a quien me encantaría tener como amigo, y narrada de su voz la historia se va siguiendo sin ninguna dificultad.

Lo que me ha parecido algo alarmante es la reflexión acerca de la muerte que hace el autor hacia el final del libro en fragmentos como estos (ojo, spoiler):

Allí Naoko estaba viva y los dos hablábamos, nos abrazábamos. En ese lugar, la muerte no ponía fin a la vida. Allí la muerte conformaba la vida. Y Naoko, henchida de muerte, allí continuaba viviendo. Me decía: «Tranquilo, Watanabe. No es más que la muerte. No te preocupes». 

En ese lugar no me sentía triste. Porque la muerte era sólo la muerte, y Naoko era Naoko. «No te preocupes. Estoy aquí, ¿no es cierto?», me decía sonriendo. Sus gestos habituales serenaban mi corazón, me consolaban. Y yo pensaba: «Si la muerte es esto, después de todo no es algo tan malo». «Claro. Morir no es nada del otro mundo», me decía Naoko. «La muerte es la muerte. Además, aquí todo es muy fácil», me contaba en los intervalos entre una ola y la siguiente.

Francamente, si yo tuviera pensamientos suicidas y cayera en mis manos este libro, los párrafos que cito, que además salen prácticamente de colofón de la historia, serían lo que acabaría de decidirme a dar el paso.

Por cierto, aunque Murakami llegara a nuestro país hace relativamente poco tiempo, esta novela tiene ya veinticinco años. Los temas que trata (amor y desamor, vida y muerte) siguen siendo desde luego los más contemporáneos.

****

Actualizo la entrada porque solo unos días después de haber terminado el libro me he encontrado por las calles de Londres con el cartel que anuncia el estreno de la película aquí en el Reino Unido. La foto es preciosa pero, curiosamente, no encuentro el anuncio exacto, así que dejo uno parecido del cartel en japonés. Esta vez no pondré foto de la cubierta del libro; tampoco era necesario porque me lo he leído en el Kindle…



Título: Tokio Blues Autor: Haruki Murakami
Fecha inicio: 24.02.2011 | Fecha fin: 02.03.2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?