31 de enero de 2023

La ballena perdida (Hannah Gold)

El año pasado el blog de Laky y Duomo Ediciones organizaron la lectura conjunta de El último oso, de Hannah Gold, y todos acabamos la lectura entusiasmados. De hecho, el libro se coló entre los mejores del año para mí. Por eso no dudé en apuntarme a la lectura conjunta que Laky y Duomo organizaron por la publicación de La ballena perdida, la nueva novela de la misma autora, que como veréis va muy en la línea de la anterior. Hoy os cuento qué me ha parecido.



La ballena perdida también tiene a un niño como protagonista: Rio es un chico de 11 años que vive en Londres, pero tiene que viajar a Ocean Bay, en California, a vivir durante un mes con su abuela Fran. Su madre, de la que Rio siempre se ha ocupado, ha tenido que ingresar en el hospital por una crisis nerviosa debido a la depresión que arrastra desde hace años. 

Fran vive en una casita justo enfrente del océano y le ofrece a Rio una habitación con vistas privilegiadas, pero todo eso a Rio le da igual. Él no quiere estar allí, tan lejos de su madre, y no siente conexión con su abuela Fran, a quien apenas conoce. Lo cierto es que Rio lleva una pesada carga sobre los hombros, porque siempre ha sido él quien se ocupaba de su madre y no quiere fallarle en un momento tan delicado para ella. La salud mental está bastante presente en este libro, aunque se trata en todo momento con una gran sensibilidad.

Un día Rio conoce en la playa a Marina, una niña de su edad cuyo padre ofrece salidas en barco para avistar ballenas. Es así como Rio conoce a las ballenas grises y descubre una tremenda conexión con ellas, y en concreto con Morro Blanco, a quien además le une otro vínculo muy especial: su madre también conoció a esta ballena. Cuando Morro Blanco desaparece, Rio quiere salvarla y cree que, además, quizá así consiga salvar a su madre.

De nuevo Hannah Gold pone el dedo en la llaga al señalar la precaria situación de nuestros océanos: las temperaturas no dejan de subir, los plásticos contaminan las aguas, las redes de pesca abandonadas son letales para los cetáceos... Al igual que en el libro anterior, la autora nos da pistas sobre lo que cada uno de nosotros, niños incluidos, puede hacer por el planeta para marcar la diferencia. Aprenderemos además cómo reconocer los diferentes tipos de ballenas que hay en nuestros océanos y muchos otros datos curiosos sobre estos cetáceos, como por ejemplo que, cuando las ballenas expulsan agua al respirar, este chorro de agua sale mezclado con aceites y, bajo los rayos del sol, adopta tonos irisados (¡no tenía ni idea!). 

Igual que la novela anterior, La ballena perdida cuenta con ilustraciones de Levi Pinfold y sus dibujos son para mí uno de los puntos fuertes del libro, pues consigue transmitir un montón con unas pocas imágenes en blanco y negro.





En definitiva, un libro tremendamente emotivo, ideal para amantes de la naturaleza, pues transmite amor por los animales y por el medio ambiente en cada una de sus páginas. También para quienes no quieren quedarse de brazos cruzados y necesitan hacer algo y poner su granito de arena ante el irrefrenable cambio climático.

Muy recomendable si queréis saber más sobre ballenas, si queréis un libro que incida en los estragos que estamos causando los humanos al océano, si queréis saber qué podemos hacer para ayudar... Y también un libro que habla de salud mental y de cómo a veces los niños se cargan más responsabilidad a las espaldas de la que pueden asumir.


El libro salió a la venta ayer, 30 de enero, así que ya podéis haceros con él si os ha llamado la atención. Aunque también pueden disfrutarlo los adultos, a los jóvenes de la casa les encantará la historia de Rio, Marina y Morro Blanco.


15 de enero de 2023

Reto Serendipia Recomienda 2023

Me uno un año más al reto Serendipia Recomienda 2023 de Mónica Gutiérrez Artero. Este año pasado he quedado tan contenta con las lecturas que he descubierto (aunque no acabé el reto a tiempo) que vuelvo a apuntarme sin dudarlo.

Os he puesto el enlace al blog de Mónica donde ella os explica cómo funciona el reto (aunque seguro que ya lo conocéis), pero, muy resumido, consiste en recomendar tres libros poco conocidos y leer otros tres de entre las diferentes propuestas.



Los libros que he escogido son estos (mis reseñas están enlazadas en cada título):

La luz entre los océanos (M. L. Stedman)

No sé si es un libro poco conocido; solo sé que no había oído hablar de él en mi vida y me entusiasmó. Me pasé días hablándole de esta novela a todo aquel que quisiera escucharme.

Los protagonistas, una pareja recién casada, un faro aislado en la costa australiana y un tremendo dilema al que se enfrentan.



La planta carnívora (Andrea Mayo)

Una relación de maltrato entre dos mujeres narrada desde el punto de vista de la víctima. Se compone de capítulos muy breves que pintan poco a poco la vivencia de la narradora, que compara a su pareja con una planta carnívora. Se lee rapidísimo y con el corazón encogido.




Un matrimonio de provincias (Marquesa Colombi)

Publicado en 1885, este librito narra la monótona vida que lleva la joven Denza en una ciudad del norte de Italia. Para ella la salida está en conseguir una buena propuesta de matrimonio, y sus esperanzas se ven alimentadas cuando se entera de que un joven de buena familia se ha fijado en su belleza.



Y aquí pondré mis tres lecturas escogidas con enlace a la reseña:

1. 

2.

3.

¡Nos vemos en el reto!

Mis mejores lecturas del 2022

Publico esta entrada un poco tarde, cuando ya casi no vale la pena, pero reconozco que de vez en cuando, pasados unos años, me gusta releer estas entradas recopilatorias y ver qué libros me entretenían. Recuerdo que el año pasado estuvo lleno de lecturazas y este se ha quedado un pelín más cojo. Tendré que pensar bien en qué lecturas emprendo este año. Vamos allá.

El último oso (Hannah Gold)

Puede ser considerado un libro juvenil, pero qué más da: ¿os podéis creer que evoco este libro y se me hace un nudo en la garganta? Es el relato de una amistad entre una niña y un oso polar; gira en torno al cambio climático y deja el mensaje de que todos podemos aportar algo para cambiar el mundo. La magnífica edición y esas emotivas ilustraciones de Levi Pinfold la convierten en una novela redonda. 

Por cierto, Laky está organizando un sorteo + lectura conjunta del siguiente libro de la autora, que también tiene pintaza.




Las modernas (Ruth Prada)

Una novela sobre las dificultades a las que se tuvieron que enfrentar las primeras universitarias y también sobre las relaciones amorosas en aquel mundo tan encorsetado de la década de 1920. Lo mejor de todo, el final (que no es para todos los gustos). Una pena que no tuviera más repercusión porque me pareció una historia muy conseguida.



Utopia Avenue (David Mitchell)

Esta novela no la reseñé, pero le hago un hueco porque fue el primer libro que leía de David Mitchell y me gustó muchísimo. Menudo viaje de más de 600 páginas sobre la formación, auge y caída de una banda de rock en los años setenta.



La planta carnívora (Andrea Mayo)

Un librito escrito en capítulos cortos, como pequeñas escenas, sobre el maltrato y cómo nos atrapa y devora cual planta carnívora. En este caso particular, entre dos mujeres. Se lee con el corazón encogido.




El conde de Montecristo (Alejandro Dumas)

Qué decir de una de las más grandes novelas de todos los tiempos en torno a una venganza cocida a fuego lento. Por supuesto que se cuela entre mis grandes lecturas del año.




Relatos de fantasmas (VV. AA., Alma Editorial)

Tampoco lo tengo reseñado, pero es una recopilación muy recomendable con una buena selección de los mejores relatos clásicos de fantasmas. Aquí podéis consultar el índice.




Later (Stephen King)

Ya sabemos que los libros de Stephen King se van a colar en esta lista prácticamente seguro, así que sí, para mí Después es de lo mejor que he leído este año.




Un reflejo velado en el cristal (Helen McCloy)

Una novela que me vino muy recomendada desde diferentes fuentes ¡y qué razón tenían! Un internado de señoritas, unos hechos inexplicables, unos detectives improvisados... y una pizca de sucesos paranormales. ¿O no lo son?




Wait Till Helen Comes (Mary Downing Hahn)

Qué más da que sea una lecturilla para adolescentes. Me lo pasé bomba con este libro de miedo sobre unos niños que se mudan al campo, justo al lado de un cementerio, con una misteriosa tumba de una niña pequeña a la que nadie recuerda. Grandes personajes y una historia redonda con momentos, de verdad, aterradores.




¡A por las lecturas del 2023!


8 de enero de 2023

Libre: La tragedia del Atlas (Juan Bolívar)

Me encanta la literatura de viajes, esas novelas que, a través de hechos reales, te transportan a lugares lejanos. Por eso no dudé en solicitar este libro cuando lo vi entre las propuestas de Masa Crítica de Babelio y tuve la suerte de que me tocara.

El caso es que los hechos que narra ya me sonaban: en el 2015, tres espeleólogos españoles tuvieron un accidente mientras ascendían por la garganta de Wandras, en la cordillera del Atlas de Marruecos. Recuerdo ver imágenes durante varios días en los telediarios porque algún problema burocrático impedía llegar hasta ellos y sacarlos de allí. Con esta vaga idea empecé la lectura, que me ha tenido enganchada durante los pocos días que he tardado en devorarlo.



El libro está narrado en primera persona por uno de aquellos espeleólogos, Juan Bolívar, policía nacional que contaba 27 años entonces. De su mano sabremos todo lo que pasó: en una catarata con una cierta complejidad sufrieron un accidente, en una zona sin cobertura móvil y al principio de su ruta. Eso hizo que pasaran tres días hasta que el otro grupo que viajaba con ellos se diera cuenta de que había ocurrido algo y diera la voz de alarma. Sin embargo, ese no fue el fin de su suplicio. Con heridos e incapaces de moverse de donde estaban, tuvieron que esperar una semana sobre la nieve, junto a una cascada atronadora, mientras ahí fuera tenía lugar un embrollo diplomático entre los gobiernos de Marruecos y España. La ayuda que enviaba Marruecos era a todas luces insuficiente porque los gendarmes, pese a su buena voluntad, no tenían experiencia en barrancos tan difíciles; por su parte, los compañeros de los tres espeleólogos estaban junto al barranco, pero su impotencia era inmensa porque no tenían cuerda suficiente para bajar a por ellos. Desde España se movilizaron enseguida varios equipos de rescate, y uno de ellos, pese a llegar hasta un pueblo muy cercano al accidente (camuflados como turistas), no obtuvieron el permiso necesario para iniciar el rescate. La situación de los accidentados tuvo que complicarse mucho para que finalmente Marruecos diera su brazo a torcer y permitiera la ayuda de los equipos españoles.

Me ha sorprendido lo bien contada que está la historia. La tensión narrativa se mantiene desde el principio, pues alterna dos escenarios: por un lado la experiencia de Juan desde el momento mismo del accidente, allá en el fondo del barranco, y por otro el viaje desde que salieron de Granada y la experiencia del resto del grupo, que se había separado de los tres accidentados para seguir una ruta diferente e hizo lo imposible por traerlos de vuelta. Juan Bolívar transmite a la perfección la emoción del inicio del viaje, el pánico del momento del accidente, la incredulidad a medida que avanzaba el «rescate» y la frustración y el agotamiento del final. 

Una lectura que me ha gustado muchísimo, entretenida, emocionante y veraz, que me ha tenido enganchada a sus páginas durante horas. Y también un relato necesario para Bolívar, que es para él tanto una denuncia de aquellos terribles hechos como un homenaje a sus compañeros y toda una terapia para él mismo. Si os gustan los libros de viajes y de aventuras, de verdad, haceos con este.

La magnífica edición es de Ediciones Península.

(Foto publicada en Desnivel.com) El grupo de espeleólogos antes de separarse al comienzo del barranco (el autor es el primero por la derecha; su padre y su hermano también formaban parte del grupo inicial). 


19 de diciembre de 2022

Wait Till Helen Comes (Mary Downing Hahn)

He aquí otra de esas novelas que habría disfrutado muchísimo de adolescente. Me da pena no haberla descubierto entonces, pero puedo afirmar que a mis 45 años me lo he pasado fenomenal leyendo este breve libro sobre fantasmas, que se escribió en 1986 y es un clásico entre los adolescentes estadounidenses. 


Molly, de 12 años, y Michael, de 10, han tenido que lidiar con algunos cambios en su familia. Su madre, Jean, acaba de casarse de nuevo con Dave, que tiene una hija de 7 años, Heather. La dinámica de la nueva familia no es fácil. Heather se lleva fatal con sus nuevos hermanos y siempre busca refugiarse en su padre y llamar su atención. Molly y Michael opinan que la niña es insoportable y no duda en decir mentiras para ganarse los favores de los adultos y dejarlos a ellos en evidencia. Dave, por supuesto, siempre se pone de parte de su hija y, para intentar suavizar las cosas con su marido, Jean a menudo se pone también de parte de la pequeña Heather, lo que deja en los hermanos una gran sensación de injusticia.

Por si eso fuera poco, la familia se muda desde Baltimore a un pueblecito, o más bien una iglesia restaurada en medio del campo que no tiene ni vecinos en kilómetros a la redonda. Lo que es más: junto a la casa, para su sorpresa, hay un cementerio, y una de las tumbas llamará la atención de la pequeña Heather de una forma que, como pronto veremos, no es muy normal...

Este libro lo tiene todo: un fantasma que realmente llega a dar miedo (y más para ser un libro infantil-juvenil), un lago de aguas turbias, un cementerio antiguo con una tumba olvidada y unos personajes totalmente realistas con los que se sufre hasta el final. De hecho, la dinámica entre los personajes es lo que más me ha gustado. Jean es pintora y Dave es ceramista; la idea al mudarse a esa casa en el campo es que ambos tengan espacio para trabajar en sus respectivos talleres. Pero la idea también es que, mientras ellos trabajan, los niños campen a sus anchas por los campos, el arroyo, el cementerio y un caserón en ruinas que hay no muy lejos, junto al lago. Y, a ser posible, que no molesten mucho. Además mientras Michael desaparece en busca de insectos para aumentar su colección, a Molly le encargan que cuide a Heather, pero como se llevan tan mal ninguna de las dos está contenta con este arreglo. Para colmo, cuando Heather se escapa por el bosque siempre culpan a Molly, porque claro, ahora es su responsabilidad... Esos padres hacen tantos dislates a lo largo del libro que dan ganas de llamar a los servicios sociales...

Así las cosas, Heather, que cada vez es más insoportable, descubre una tumba en el cementerio un poco apartada de las demás. Es de una niña que, como Heather, tiene 7 años y además tiene sus mismas iniciales. Heather piensa que no es casual y acude allí con insistencia hasta que el fantasma de la niña se materializa ante ella: se llama Helen y va a ayudar a su nueva amiguita a vengarse de Molly y Michael, que tan malos son con ella... «Wait till Helen comes!!», les chilla Heather a Molly y Michael una y otra vez...

No digo más, pero el libro no deja un momento de respiro y te lleva hasta un final que me ha parecido tremendo. Es una pena que no esté traducido a español, pero si os atrevéis con el inglés es una lectura ideal para estas noches largas de invierno: os lo leeréis en una o dos tardes y es la novela de fantasmas perfecta. El público objetivo creo que son niños de 10 años en adelante, pero yo casi diría que mejor a partir de 13-14 años, porque hay algunos pasajes un poco oscuros hacia el final. De todas formas, ya veis que los adultos lo podemos disfrutar igualmente. 

Si ya conocíais a Mary Downing Hahn, ¿me recomendáis algún otro libro de ella?


18 de diciembre de 2022

Dagfrid (Agnès Mathieu-Daudé y Olivier Tallec)

A Dagfrid hay muchas cosas que no le gustan, empezando por su nombre. La verdad es que la vida de una niña vikinga no es nada divertida: se peinan las trenzas enrolladas como caracolas sobre las orejas, se ponen vestidos demasiado largos y secan el pescado. Por si fuera poco, pescado es lo único que comen. Pero es que encima las niñas ni siquiera tienen derecho a navegar y a descubrir mundo. Bueno, hasta ahora. Porque Dagfrid ya se ha hartado del pescado seco.

CONOCE A DAGFRID. LA IRREVERENTE, INCONFORMISTA Y DIVERTIDA VIKINGA QUE NO DUDA EN DESAFIAR LAS CONVENCIONES SOCIALES.




Este libro me pareció muy simpático cuando lo vi en la última edición de Masa Crítica Infantiles de Babelio y tuve la suerte de que me tocara. Os cuento mis impresiones.



Dagfrid, una niña vikinga es un librito de 48 páginas pensado para niños de más de 6 años; es una historia sencilla, divertida y con la que aprenderán un poco más sobre los vikingos y sobre todo lo que aporta abrirse a otras culturas.

¿Y de qué va este libro? Pues, muy resumido, nuestra protagonista es obviamente Dagfrid, una niña vikinga que está harta de serlo: solo tienen pescado para comer, deben llevar vestidos superlargos con los que no pueden correr a su antojo y se recogen las trenzas en dos rodetes. Dagfrid se rebela un poco a su manera, pues cuando aprende a coser se hace unos pantalones para ir más cómoda y lleva las trenzas sueltas en lugar de recogidas en caracolas, que no le gustan nada. Pero eso no es suficiente para el carácter fuerte e intrépido de Dagfrid, así que un día decide pedirle ayuda a su hermano para zarpar, poner rumbo a alta mar y descubrir algún lugar interesante.



Y así nuestra protagonista llega a una isla habitada por chicas como ella con sus propias particularidades; por ejemplo, solo tienen cordero para comer en vez de pescado. Pero claro, también están hartas de comer solo cordero, así que al final Dagfrid les enseña a pescar y a construir un barco, y las chicas le enseñan a Dagfrid a tricotar la lana del cordero y a criar corderitos para alimentarse. Toda una aventura para la pequeña Dagfrid, que vuelve a su isla con un montón de cosas nuevas que contarle a su pueblo.

Una historia simpática que replantea los roles de género en una sociedad poco igualitaria, en la que Dagfrid se atreve a salir del camino que había marcado para ella y labrarse su propia aventura. De la mano de Dagfrid, los niños se darán cuenta de que no hay motivo para que no vivan como ellos quieren, tomen sus decisiones y sigan su propio camino.

Lo publica la editorial Flamboyant y lo ha traducido del francés Diego de los Santos. Ah, y por si os gusta y os quedáis con ganas de más, este año que viene publicarán la siguiente aventura de Dagfrid, la niña vikinga.

Una historia muy simpática y con la longitud ideal para leer en el cuento de buenas noches. Por si andáis buscando ideas...



20 de noviembre de 2022

Días sin sol (Félix García Hernán)

Después de unas cuantas propuestas a las que no pude unirme, por fin he vuelto a participar en una de las lecturas conjuntas de las compis Yincaneras, y lo he hecho por la puerta grande: con la última novela de Félix García Hernán, Días sin sol. 


Madrid, 2012. César, Eduardo y María no se conocen de nada, pero tienen algo en común: los tres han salido muy maltrechos de la última crisis económica y, cada uno por razones bien distintas, se encuentran entre la espada y la pared. Lo único que les queda es soltar bilis en un foro de Internet donde sus caminos se acaban cruzando. 

Un día, César, que ya no tiene nada que perder, decide citarse con esos dos desconocidos en la vida real  y proponerles un plan. Sin embargo, el ego de César es más fuerte que él y eso hará que el que era un plan aparentemente sin fisuras empiece a hacer aguas por todas partes...

En este caso nos encontramos de nuevo al comisario Javier Gallardo y a los inspectores Fernando Luengo y Raúl Olaya (pero no hace falta haber leído los anteriores libros de este autor para seguir la trama, en absoluto). Javier Gallardo se ha visto relegado a un puesto administrativo como sanción por su forma de resolver un caso anterior, pero finalmente acaba involucrado también en este, primero extraoficialmente y luego con el permiso de sus superiores. Al fin y al cabo, su buen hacer y su fino instinto serán muy necesarios en un momento en que los personajes más corruptos de la sociedad están viendo las barbas del vecino pelar...

El caldo de cultivo de toda esta trama es la crisis económica de 2008 y la corrupción que floreció antes y después: políticos, empresarios, jueces... nadie se libraba, todos querían sacar tajada y utilizaban sus contactos para llenarse los bolsillos y las cuentas bancarias. Y veremos también el otro lado de la moneda, el de los afectados de toda esta corrupción, personas con nombre y apellidos que perdieron todo lo que tenían de la noche a la mañana. Y a quien ya no le queda nada que perder es capaz de jugárselo todo...

Por el camino nos encontraremos crímenes en hoteles de lujo, venganzas, odios viscerales, traiciones, chantajes y varios cambios de escenario, desde Madrid a Marbella, pasando por Gibraltar, Segovia y Barcelona. 

Pastores del mal, la anterior novela de Félix, la disfruté un montón y puedo decir que esta aún ha puesto el listón más alto: los personajes son muy creíbles y se entienden perfectamente sus motivaciones; la trama no decae en ningún momento de sus casi 400 páginas, con momentos vertiginosos y otros más pausados. Además la historia me ha gustado un montón, me ha parecido muy original pese a beber en parte de una novela (y película) muy famosa, que prefiero no desvelar. Me gusta que Félix García Hernán ha construido una novela que parece fácil y que se lee fácil, y ese es su gran mérito, pues seguro que escribirla no lo ha sido en absoluto.

Una novela negra que también tiene su punto de crítica social, en la que incluso nos descubriremos empatizando en algún momento con los culpables y pensando que, al fin y al cabo, a lo mejor las víctimas se lo tenían merecido. Y todo ello nos conduce a un final que me ha parecido redondo. 

De lo mejorcito que podéis encontrar en novelas negras hoy. Os animo a leerla.




Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteCultureta": Madrid, Capital Europea de la Cultura 1992.

19 de noviembre de 2022

Los días de mercurio (Alexis Ravelo)

En una ciudad de provincias durante la posguerra española, un camarero de pasado oscuro decide chantajear al jefe local de Falange. Lo que no imagina es lo que esa extorsión provocará en un lugar donde todos sospechan de todos y donde la traición y la venganza están a la orden del día. La violencia y la fatalidad se dan la mano en Los días de mercurio, en la que Alexis Ravelo vuelve a mostrarnos lo peor del ser humano en una novela dura, rápida e incómoda que homenajea a autores clásicos del género negro como James M. Cain y Jim Thompson.




Estamos en un pueblo español, del que no tenemos muchos datos (¿cerca de Zaragoza?), en plena posguerra. Pedro se oculta tras un nombre falso y un trabajo de camarero en un bar en el que pasa desapercibido. Vive precariamente en una pensión y deja pasar los días, pues sabe que su estancia allí es solo temporal. Sueña con marchar lejos, fuera de España a ser posible, y empezar una nueva vida. De vez en cuando le asaltan pensamientos con escenas de su pasado en el frente, pero aunque cometió atrocidades apenas tiene remordimientos. 

Su trabajo tras la barra de un bar le permite ser testigo privilegiado de varias escenas entre tres personajes de las que más adelante decide sacar partido: chantajeará a uno de ellos, le sacará los cuartos y con ese dinero saldrá del país. Incluso tiene pensado proponerle a su amante, una joven casada, que huyan juntos.

... habría lo suficiente para conseguir documentación nueva para Pilar y para mí, pagarnos el viaje a Francia o a Italia y cambiar completamente de vida, lejos de este país de mierda, con sus uniformes grises, sus señoras con mantilla y rosario, sus cielos de mercurio en invierno y de fuego en verano.

Sus pocos escrúpulos, su inteligencia y algo de suerte harán que poco a poco vaya encaminando su plan. Si lo consigue o no se desvela ya muy al principio de la trama, pues el libro está narrado en primera persona y Pedro ya nos deja caer dónde está en el momento de contar su historia, aunque no es algo que le reste intriga a la narración.

Conocí a Alexis Ravelo con su magnífica novela La estrategia del pequinés, que por cierto os recomiendo encarecidamente, y cuando salió esta novela en Masa Crítica de Babelio no dudé en solicitarla. Lo cierto es que no es una novedad, pues se publicó en el 2010 en otra editorial, pero ahora Alrevés ha decidido con acierto añadirla a su catálogo. 

Pese a ser una novela breve, Ravelo no necesita más para hacer que sus personajes cobren vida y dibujar tanto su presente como su pasado con unas breves pinceladas. Aunque fue una de sus primeras novelas, ya entonces quedaba patente el estilo rápido y descarnado característico del autor, con abundantes escenas de sexo y violencia. 

Entonces, ¿me ha gustado o no Los días de mercurio? La recomiendo muchísimo si os gustan las novelas negras, porque Ravelo sabe armar sus historias como nadie. El único pero que le pongo es que en esta novela negrísima es muy difícil empatizar con el protagonista. Seguro que tampoco era la intención de su autor, pero es que en más de una escena daban ganas de retorcerle el cuello. Sin embargo, el personaje está magníficamente construido y es un narrador excelente que nos transporta directos a aquellos inciertos días de la posguerra española. En la balanza, pues, prima el sí: me ha gustado esta propuesta de Alexis Ravelo y no dudaría en recomendarla.

Por cierto, en Los días de mercurio hay un pequeño homenaje a aquellas novelas de gánsteres o del Oeste que se vendían por un duro que tan populares fueron hace unas décadas. Termino con una cita del libro que me gustó mucho:

Sobre este escritorio y sobre la mesilla de noche había siempre novelas baratas de misterio, de gánsteres o del Oeste, que un cambista a domicilio me iba renovando cada quince días, con nuevas entregas del comisario Maigret, Perry Mason o los vaqueros de Marcial Lafuente Estefanía. 

Yo las devoraba por las noches, cuando los rostros de los muertos se me aparecían para ahuyentar el sueño y las preguntas se encadenaban unas con otras para tramar una red en la que me quedaba atrapado. Entonces, aquellas noveluchas me ayudaban a no pensar. Si algo echo de menos es precisamente eso: poder comprar cien páginas de olvido por solo un duro.

 

Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteTrotamundos": Continente: Europa.

31 de octubre de 2022

La casa de Verges (Marta Fontana)

¿Os apetece una lectura sobre casas encantadas para esta noche de Halloween? ¿Una además que podréis devorar en una tarde, mientras esperáis a que llegue la hora bruja? Pues este es vuestro libro, perfectamente ambientado y que os hará mirar más de una vez inquietos por encima del hombro, porque os advierto que la historia que aquí se narra ocurrió en la realidad...


En este libro breve, de 120 páginas dividido en capítulos cortos, Marta Fontana nos cuenta las experiencias paranormales que vivió su familia durante varios veranos, desde 1977 hasta principios de los noventa, en la casa en la que pasaban las vacaciones (en Verges, un pueblecito de Girona). Al principio los fenómenos empezaron poco a poco; la abuela de la familia, que dormía en el temido tercer piso, se quejaba de ruidos y sensaciones, pero nadie le hacía mucho caso. Hasta que poco a poco todos acabaron viviendo fenómenos de algún tipo: respiraciones agitadas, ruidos de cadenas arrastrándose, empujones, opresión en el pecho (como si tuvieras a alguien encima), nebulosas que avanzan por el pasillo, olores nauseabundos y esa horrible sensación de no estar sola...

La casa de Verges (Foto de Miriam Costa)

El tono del libro está muy conseguido, porque Marta cuenta lo que pasó de forma muy cercana, construyendo la narración a partir de entrevistas que hizo a varias mujeres de su familia que le contaron lo que vivió cada una además de un montón de anécdotas familiares. Lo que narra son episodios puntuales vividos a lo largo de muchos años; al parecer hubo temporadas en las que no ocurría nada, pero esas pocas vivencias fueron suficientes para que los protagonistas huyeran despavoridos hasta la calle más de una vez. Todos coincidían es en que ninguno quería acercarse demasiado a la tercera planta de la casa, pues allí era donde todos tenían siempre una sensación mayor de inquietud (cuando no miedo, directamente).

Después de aquello, el miedo se volvió compañero en los trayectos por los pasillos solitarios. Ya nadie quería subir a solas a la tercera planta...

Desde luego en este libro las experiencias paranormales son las protagonistas, pero destaca por otra cosa: refleja muy bien lo que fueron aquellos veranos vividos en el pueblo, en un caserón enorme en el que se juntaban varias familias, la algarabía, las bromas y carcajadas, ir en bici a coger moras con los amigos y los primos, las jornadas interminables en la playa, las noches viendo las estrellas y las cenas todos juntos con sillas plegables en la acera. Una historia en el fondo muy entrañable en el que las mujeres de la familia son fuertes y tienen un papel protagonista.

Resuena aún en mi cabeza el alboroto, las carcajadas, ¡Pepe!, las groserías y ocurrencias de unos y otros, a ver quién la soltaba y hacía más gorda, ¡Conchi!, el correteo arriba y abajo, los casetes de Julio Iglesias, los Panchos o Dyango reventando el altavoz del radiocasete, ¡Rosita! En un instante la casa se llenaba de vida.

Por supuesto, muchos de los fenómenos se viven primero con mucho escepticismo, pero finalmente los miembros de la familia se rinden ante la evidencia de que eso que recogen sus sentidos no tiene ningún tipo de explicación. Luego sabremos que la casa se erige en pleno casco antiguo del barrio, junto a la iglesia, y con el tiempo sabrían que justo debajo había un camposanto de 800 años de antigüedad. Además, una parte del caserón fue antaño un hospital de pobres, donde la gente no iba a curarse, sino a morir... Esto, unido a la especial sensibilidad que parecen tener las mujeres de esta familia, convirtió a la casa en caldo de cultivo para estos fenómenos paranormales. 

Un último apunte: la casa lleva años deshabitada. Marta y su familia se mostraron muy interesadas en adquirirla, pero no lograron ni siquiera visitarla antes de publicar este libro. Por lo que he visto, un tiempo después Marta sí que logró entrar (no sé si sola o con el equipo de Cuarto Milenio, que también dedicó un reportaje al caso), pero la casa sigue en venta y deshabitada. Anécdota: contaron en Cuarto Milenio que la casa fue okupada una vez y las personas que entraron duraron días. No tardaron en largarse de allí...

Por cierto, la cubierta me parece preciosa y tremendamente evocadora, es diseño de la propia Marta y creo que hace un guiño a una tradición medieval que se celebra cada Semana Santa en el pueblo de Verges: la Danza de la Muerte, en la que cinco esqueletos bailan al son de un tambor, portando una bandera en la que pone «Lo temps es breu» (el tiempo es breve). Un telón de fondo perfecto para esta historia, ¿no os parece?

La Danza de la Muerte.


Una lectura perfecta para Halloween que he disfrutado un montón y que, si os gustan estos temas, os recomiendo encarecidamente.
Llevaba algunos días refiriéndose a malas sensaciones, a presencias nocturnas y percepciones incómodas. Oía voces, sonidos de cadenas, y se quejaba de noches mal dormidas. Tenía la certeza de que algo rondaba en su habitación, aunque para el resto de los familiares solo eran los desvaríos de la edad...

Gracias a Masa Crítica de Babelio y a La Marca Negra Ediciones por el precioso ejemplar.

19 de octubre de 2022

Un reflejo velado en el cristal (Helen McCloy)

Faustina Crayle es una joven profesora que, de un día para otro, se ve expulsada del internado en el que trabaja. Lo peor es que no le dan ningún motivo en concreto: solo evasivas, que no encaja en el espíritu del colegio, que no es la persona adecuada para trabajar allí. Sin embargo, la tímida y apocada Faustina ha notado cosas: las chicas le echan miradas curiosas, atemorizadas incluso. Cuando entra en las estancias, sus compañeras callan y la miran de reojo. Al final una amiga de Faustina y su novio psiquiatra deciden intervenir y averiguar los motivos por los que echaron a a la profesora y es entonces cuando averiguan de qué tenía miedo la gente... ¿O es Faustina solo la víctima de un complot siniestro?

No diré mucho más para no destripar la trama, pues creo que está bien no saber nada de antemano, como pasa con tantos libros. Lo que sí puedo contar es que uno no sabe si está leyendo una novela policíaca o una de tintes paranormales. Uno de los protagonistas es un psiquiatra, que investigará el aspecto paranormal con un enfoque totalmente científico, pero sigue habiendo cosas que se escapan a su comprensión... La autora se mueve a propósito entre estos dos ámbitos, el paranormal y el policíaco, y la duda quedará en el lector hasta un final que me ha parecido redondo.

Helen McCloy es una escritora norteamericana de libros de misterio que publicó varias novelas con el psiquiatra y detective Basil Willing como protagonista. Este es el octavo caso de la serie y está considerado una obra maestra del género y un clásico del misterio sobrenatural estadounidense. No sé qué tal serán los demás libros de esta autora, pero desde luego me he quedado con ganas de leer alguno más. ¿Alguno de Helen McCloy que me podáis recomendar? 

Varias cosas me han gustado de este libro: lo primero, en toda la lectura se respiran esos tintes góticos que tanto disfruto. No es que dé miedo, pero sí hay una atmósfera inquietante desde el principio hasta el final. Por otro lado, me ha resultado una lectura muy entretenida y he leído con interés las explicaciones que daba el psiquiatra protagonista sobre percepción y realidad, ciencia y creencia. Por último, la idea me ha parecido tremendamente original y está muy bien desarrollada; no sabía cómo lo iba a resolver la autora y se nota que tiene oficio, porque me ha parecido un final perfecto. Además, para estar escrito en 1950, la lectura resulta tremendamente contemporánea.

De este libro me habían hablado muy bien y lo empecé con ganas. Desde luego teníais razón quienes la recomendasteis: Un reflejo velado en el cristal es una lectura de diez.

Por cierto, la impecable edición es de Hoja de Lata (creo que es el primer libro que leo de ellos y desde luego me ha dejado con ganas de más) y traduce Raquel García Rojas.



Con esta lectura participo en dos retos. El primero es el de «Serendipia Recomienda» de Mónica Gutiérrez Artero, que me hace mucha ilusión; a ver si este año lo completo, pero ya puedo correr porque esta es mi primera lectura (me faltan dos).




El segundo es el bingo de libros pendientes. Este libro me tocó en un sorteo que organizaron las Inquilinas de Netherfield (¡muchísimas gracias, chicas!) a finales del 2021 y lo tenía esperando desde entonces. Teniendo en cuenta el ritmo que llevo últimamente, tampoco se puede decir que haya tardado mucho en leerlo, pero me encaja en el reto porque lo recibí en el 2021. Así pues, lo pongo en esta categoría:

19. El regalado: libro que te llegó gratis.


18 de septiembre de 2022

The Creek (Rayne King)

Ah, tener 17 años, conocer a tu primer amor y pasar ese primer verano en una especie de burbuja en la que no existe nada ni nadie... Eso es lo que le ocurre a Wiley, un chaval que vive en una caravana con su padre alcohólico. No tienen una mala relación, pero Wiley lleva en general una vida bastante solitaria junto con su perra Rhea: clases en el instituto, paseos por la naturaleza y mañanas de pesca en el arroyo («the creek») que discurre por detrás de su casa. Un día de verano conoce a Ruby, una chica de su misma edad que acaba de mudarse a la finca vecina: descubren que son almas gemelas y, como suele pasar entre los adolescentes, pronto se convierten en imprescindibles el uno para el otro. Pero junto con Ruby se ha mudado no solo su familia, sino toda una comunidad con tintes sectarios de la que Wiley pronto empieza a formar parte, porque allá donde esté Ruby irá él...

De este libro me enamoré en Twitter solo con ver la preciosa cubierta; luego leí que era una breve novela de terror sobre sectas y amor adolescente y supe que tenía que hacerme con ella. Parecía un libro imposible de conseguir en Europa, pero los tentáculos de Amazon se pusieron a trabajar y en menos de una semana lo tenía en casa (intento evitar Amazon a toda costa, pero en casos como este es innegable el poder que tiene en el mundo del libro, que en este caso imprime el propio Amazon, por cierto). 

Como digo, la cubierta me resultó tremendamente evocadora, pero abres el libro y esa sensación te sigue acompañando: la maquetación, el tacto de las páginas, unas pocas imágenes en blanco y negro... y luego lo más importante, y es que la narración de Rayne King está a la altura. Enseguida te transporta a los bosques del valle de Hudson, en el estado de Nueva York, con baños en un arroyo y paseos hasta la cima de las cumbres que te rodean, cuando parece que el tiempo se para cuando estás en compañía de ese amor adolescente. King también es muy bueno a la hora de perfilar a los personajes. Es muy fácil empatizar con Wiley, sus inseguridades por provenir de un hogar roto, sus reflexiones sobre la chica de la que se enamora, su espíritu solitario, su amor por la naturaleza, la dinámica destructiva en la que cae sin que apenas le importe... 

Un arroyo del valle de Hudson (Nueva York), donde transcurre la novela.

King va aumentando la tensión a medida que pasamos las páginas. Conocemos al padre de Ruby, que resulta ser el líder de la secta, y a Eleanor, una anciana decrépita que dice ver el futuro con su ojo ciego y predice que el fin está cerca. Wiley no se siente a gusto en esta comunidad sectaria, pero todo le da igual mientras esté con Ruby, y así se adentra en una dinámica de sexo y drogas psicodélicas que, como ya podemos imaginar, no terminará del todo bien.

En fin, un libro que os recomiendo mucho (de momento solo disponible en inglés) por su capacidad de dibujar escenarios, de crear caracteres con los que uno puede identificarse, con una prosa salpicada de reflexiones interesantes y un ritmo muy conseguido. Lo que menos me ha gustado es quizá que no ha habido grandes sorpresas al final ni tampoco muchas escenas de terror. En ese sentido, el libro no ha sido lo que esperaba, pero me ha dado otras cosas diferentes...

Y por si esto que os comento fuera poco, este librito incluye otro relato llamado Husk (algo así como «cáscara», «vaina», «coraza»), que por momentos recordaba a La bruja de Blair pero que al final no tiene nada que ver. Bastante breve, muy recomendable y más terrorífico que el anterior, por momentos casi divertido. De cómo uno no debe fiarse de misteriosos mapas del tesoro que se ganan en una partida de póker...

Le seguiremos la pista a Rayne King.

Os dejo el primer párrafo de The Creek, a ver si os tienta:

The warmer months always bring Ruby back to me, even if now she only exists in my memories. I think back on that doomed summer and wonder if I could've done anything to alter the trajectory of our lives. She once told me that fate is inescapable, that our paths in life are preordained. I think about that often. But nonetheless, I can't help myself from revisiting the days we spent together, leading up to the very last one. It's a form of self-inflicted torture, but I can't help myself - remorse stays strapped to me like to a harness. Before I'm aware that I'm even doing it, I find myself rearranging the memories in my head, like pieces of an old puzzle, wondering if they could've aligned differently, but they never do. Similar to fate, they can only fit one way.


9 de septiembre de 2022

A sangre fría (Truman Capote)

Una noche de 1959, en un pueblecito de Kansas, los cuatro miembros de la familia Clutter murieron asesinados. Sin enemigos declarados, sin rencillas aparentes, sin que nada faltara en la casa, la policía no acierta a averiguar quién los mató ni por qué. La gravedad del asunto hace que las pesquisas policiales se alarguen durante meses, mientras todos los habitantes de aquel pueblecito agrícola se miran unos a otros preguntándose quién puede haber detrás de los horribles asesinatos.

Truman Capote se enteró de este suceso real antes de que los culpables fueran capturados y se mudó a Holcomb junto con su amiga Harper Lee (la autora de Matar a un ruiseñor). Juntos investigaron, preguntaron, entrevistaron y tomaron notas, y seis años después Capote publicó el resultado en esta novela. Novela que, por cierto, les costó la amistad a Capote y a Lee, pues ella fue la que supo ganarse la confianza de los vecinos para que fueran contándole diálogos, historias y chismes (algo en lo que Capote estaba teniendo dificultades) y Lee consideró que su amigo no había reconocido suficientemente su trabajo en el libro (solo consta en la dedicatoria, pero no reconoce en ninguna otra parte la enorme contribución de Harper Lee a la gestación del libro). Después de aquello se rompió una amistad que se remontaba a la infancia. 


Desde hace tiempo me interesa mucho el true crime, así que ya iba siendo hora de leer esta novela que se considera pionera en este género. Lo cierto es que lo intenté hace 20 años (entre las páginas del libro encontré un billete de autobús del 2003) y se me hizo pesadísimo, así que este verano decidí saldar cuentas de una vez con él.

El libro narra todo lo que ocurrió de una manera tremendamente exhaustiva, desde quién era cada uno de los miembros de la familia que fallecieron hasta quiénes eran los asesinos y por qué actuaron, cosa que se sabe ya desde el principio, pues se nos presentan en paralelo víctimas y asesinos. Se nos narran los asesinatos y la posterior investigación policial, que se alargó durante meses. En ese sentido, el trabajo fue laborioso y Capote no se dejó ni un solo detalle sin contar. Sin embargo, creo que ese ha sido precisamente el problema: la historia está contada con demasiado detalle, y más de una vez se va por las ramas durante páginas y páginas con historias que uno no está demasiado seguro de qué aportan a la trama. Por otra parte, esto también afecta a la credibilidad. Capote afirmaba que todo lo que cuenta está basado en hechos reales, pero cuando se extiende páginas y páginas en diálogos que mantuvieron los asesinos sin ningún testigo presente o los últimos minutos de la familia Clutter, cuesta un poco creer que las cosas ocurrieron tal como se cuentan. Y más de un crítico apunta que las escenas fueron embellecidas, se añadieron detalles, divagaciones e interpretaciones, y se rellenaron huecos en la trama para darle más jugo al resultado final. También se dice que Capote no tenía ningún problema en mentir si ello le ayudaba a añadir enjundia a la historia. El resultado, desde luego, para mí es abrumador por la cantidad de detalles que ofrece y la de veces que se desvía de la trama principal para contar detalles innecesarios.

En definitiva, me alegro de haber conseguido (esta vez sí) terminar este libro legendario, pero no ha sido del todo lo que esperaba y en muchos pasajes se me ha hecho eterno. Lo recomendaría un poco con reservas, aunque es verdad que, por lo que he visto en redes, las opiniones positivas son mayoría aplastante, así que mejor que lo leáis si os gustan estos temas y juzguéis vosotros mismos.


Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteMochilero": Holcomb (Kansas, EE. UU.).


Con este libro participo además en el Bingo de libros pendientes 2022 en la categoría:

1. El difícil: libro que crees que te costará leer.

Como decía arriba, lo empecé con ganas en el 2003 y no pude pasar de las primeras páginas. Llevaba casi 20 años esperando en las estanterías de casa de mis padres y este verano por fin le llegó el turno. Llevo un tiempo muy interesada en el true crime, así que se imponía saldar cuentas con este clásico del género. Sin embargo, debo admitir que lo empecé sabiendo que iba a costarme su lectura...


1 de septiembre de 2022

Después (Stephen King)

Jamie Conklin, el único hijo de una madre soltera, solo quiere tener una infancia normal. Sin embargo, nació con una habilidad sobrenatural que su madre le insta a mantener en secreto y que le permite ver aquello que nadie puede y enterarse de lo que el resto del mundo ignora. Cuando una inspectora del Departamento de Policía de Nueva York le obliga a evitar el último atentado de un asesino que amenaza con seguir atacando incluso desde la tumba, Jamie no tardará en descubrir que el precio que debe pagar por su poder tal vez es demasiado alto.

Después es Stephen King en estado puro, una novela inquietante y emotiva sobre la inocencia perdida y las pruebas que hay que superar para diferenciar el bien del mal. Deudora del gran clásico del autor It (Eso), Después es un relato poderoso, terrorífico e inolvidable sobre la necesidad de plantarle cara a la maldad en todas sus formas.



La última propuesta que he leído del maestro King nos trae una mezcla de terror sobrenatural con pinceladas de novela policíaca y más de un giro inesperado al final. Jamie es un joven de 22 años que nos cuenta cómo fue una infancia y adolescencia en las que tuvo que lidiar con una capacidad sobrenatural y crecer a marchas forzadas, con un tono increíblemente cercano, como si nos estuviéramos tomando un café con él, y con un sentido del humor muy acertado. También los demás personajes destacan: la madre de Jamie, con quien tiene una relación muy especial; el profesor (este me llegó hondo); Liz, con sus luces y sus sombras… Quizá no sea el libro más complejo de King ni el más aterrador, y por eso puede ser una buena opción para los lectores adolescentes que se inicien con este autor o los que quieran un King no muy largo que se lea solo. A mí me ha dado justo lo que andaba buscando: esa sensación de que, nada más empezar un libro, te sientes cómoda entre sus páginas. Para eso King es insuperable.
You know why people read books like that? Because they’re so happy that fucked-up shit isn’t happening to them.
Algo que destaca es la relación que Jamie tiene con su madre; se reflejan a la perfección esas bromas del día a día, la complicidad entre dos personas que pasan mucho tiempo en compañía y se quieren a rabiar. Y otra cosa que se le da especialmente bien a King es narrar desde un punto de vista infantil y en este libro queda especialmente patente; las escenas en las que Jamie tiene 6 años se leen con tremenda naturalidad y además sufrimos en todas ellas por su vulnerabilidad. Y todo ello aderezado con un fino sentido del humor al más puro estilo King
Books are a uniquely portable magic. I read that somewhere. I'll bring 'em. See you there.
Creo que no es el libro que más ha gustado entre la comunidad de lectores de King, pero yo sí lo recomendaría encarecidamente, Es más, me encantaría ver a Jamie echando un silbido y protagonizando una nueva historia... 

 

Even a little kid knows certain basic things if he’s not soft in the attic. You said please, you said thank you, you didn’t flap your weenie around in public or chew with your mouth open, and you didn’t talk to dead folks when they were standing next to living folks who were just starting to miss them.




Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteMochilero": Nueva York (EE. UU.).


Con este libro participo además en el Bingo de libros pendientes 2022 en la categoría:

1. El guapo: libro con cubierta bonita.

La cubierta me cautivó desde que la vi. Un aire diferente de lo habitual, como de esas novelas de detectives que se compraban por pesetas hace medio siglo, y una ilustración preciosa que además refleja exactamente lo que nos encontraremos dentro.

Por cierto, acabo de darme cuenta de que entra en la categoría de milagro: este libro lo tenía pendiente solo desde el 2021, justo cuando se publicó, y me llegó directamente de manos de Richard Chizmar, el de la caja de Gwendy, desde Maine (EE. UU.). Fue una promoción en redes, no es que yo ahora tenga más contactos que El Padrino...

 

Por último, también sumo este libro a mi reto personal de Stephen King, que va fatal: por cada libro que leo yo, King escribe cuatro...


31 de julio de 2022

Los sueños asequibles de Josefina Jarama (Manuel Guedán)

«¡Qué pocas veces he tenido la razón!».

Desde muy pequeña, Josefina Jarama sueña con una vida mejor y sabe que para llegar hasta ella solo hay una vía, cruda y pragmática: el ascenso social. Este Lazarillo moderno comienza su andadura en una fábrica de juguetes en Ibi, Alicante. Allí es la protegida del jefe y además trabaja junto a su madre, una comunista militante que opera en la clandestinidad y que deberá huir para que no la encarcelen. La protagonista ha de elegir entonces entre su madre o sus sueños en la fábrica, y elige.

Con Josefina y su peripecia, el lector recorre varias décadas de nuestra historia reciente, diversos puntos calientes del «milagro español» y, sobre todo, varias vidas. Animosa, descacharrante y única, Josefina hace realidad un sueño que no se ha propuesto: llegar al corazón. 




En esta sátira que gira en torno al liberalismo y al ascenso social conocemos a Josefina Jarama desde bien jovencita, cuando ya tiene claro que quiere ser alguien en esta vida y para ello tiene que medrar (socialmente, se entiende). Eso hará que deje los estudios y se ponga a trabajar; a lo largo de la novela seguiremos a Josefina por los diferentes trabajos que desempeña en pos del ansiado ascenso (y de su sueño, que es visitar las Torres Gemelas).

Lo más particular de la novela es la voz narradora, la de nuestra protagonista, que nos va contando sus peripecias en una especie de larguísimo monólogo, con una mezcla entre inocencia y cinismo, donde nos confiesa cándidamente lo pelota y trepa que es, y que está dispuesta a cualquier cosa para medrar en el escalafón. La novela se articula en cuatro capítulos, cada uno dedicado a una etapa de la vida de Josefina: el primero se centra en la industria juguetera en el Ibi de la década de los setenta, cuando la empresa Santos Juguetes, donde trabaja su madre, decide fabricar una muñeca que haga la competencia a la Nancy de Famosa. Para ello crean a una muñeca que podría ser la vecina de Nancy, la muñeca humilde que todos podemos tener, y le ponen la cara de Josefina. Así nace Fina, vecina y nuestra protagonista ya cree rozar la gloria con los dedos...

Tanto este primer capítulo como el siguiente, dedicado (atención) a la Ruta del Bakalao, donde Josefina sigue intentando labrarse una carrera laboral de la manera más particular, me parecieron muy divertidos y un repaso excelente a esas dos parcelas de nuestra historia. Luego seguiremos a Fina por el desarrollo bancario de los ochenta y el boom de las pizzas a domicilio de principios de los noventa. Sin embargo, es a partir de ese tercer capítulo, el de los bancos, cuando para mi gusto el libro flojea un poco y debo decir que mi interés decayó en picado, aunque el último capítulo vuelve a remontar. 

Lo mejor del libro, la particular voz narradora de Josefina Jarama, todo un personaje, y el repaso que hace Guedán por la historia de España de los setenta y los ochenta con fina ironía y sentido del humor. Lo peor, que el ritmo decae muchísimo en la mitad del libro, y esos capítulos tan largos con parrafadas inmensas tampoco dan mucha tregua al lector.

En definitiva, una reseña un poco tibia para un libro que tiene momentos muy buenos y momentos reguleros, siempre según mi opinión, claro. De lo que estoy segura es de que Los sueños asequibles de Josefina Jarama es un libro diferente, y ya solo por eso merecería la pena darle una oportunidad, ¿no? 

Aunque nunca había firmado nada oficial, había ensayado mi firma centenares de veces, primero solo el nombre, luego solo el apellido, tal vez las iniciales, para concluir que la única de aquellas puertas con posibilidades de dar a la gloria era «Josefina Jarama», para servirle a usted y al que lo pague. Porque no nos engañemos, y aunque mi alma a veces naufrague en un mar de dudas, esto casi siempre lo he tenido claro: para llegar a lo más alto, para alcanzar la cumbre de toda buena fortuna y no ser flor de un día, antes de mandar hay que obedecer, y mucho.

 


28 de julio de 2022

El conde de Montecristo (Alejandro Dumas)

A los 19 años, Edmond Dantès tiene una vida prometedora por delante: joven noble y sereno, gracias a su buen hacer acaba de ser ascendido a capitán del barco en el que trabaja y va a casarse con Mercedes, la hermosa mujer de la que está enamorado. Sin embargo, la envidia hace que aquellos que en teoría eran sus amigos lo denuncien por bonapartista mediante un anónimo, delito que en aquella época conllevaba la prisión o la muerte. Edmond es detenido el mismo día de su boda y dará con sus huesos en la prisión del castillo de If. Allí, el Edmond que un día fue un joven inocente y confiado se convierte en un hombre movido por el deseo de venganza. Así, planea su fuga de la prisión y el modo de vengarse de quienes lo enviaron a ella, aunque para ello deban pasar años.



Qué contar acerca de este clásico del que ya está todo dicho... No es de extrañar que se publicara por entregas, porque admitámoslo, el libro es largo de narices, y da muchas vueltas hasta llegar adonde quiere llegar, pero es de esos libros que te absorben por completo, de los que crean un elenco de personajes infinito que de verdad requiere sus casi 1300 páginas para que todos cuenten lo que tienen que contar. Y no es solo una de las historias sobre venganza más monumentales que se han escrito: hay amor, lealtad, traición, planes madurados durante años, duelos al amanecer, cárceles mohosas, misteriosas confesiones en el lecho de muerte, cuevas del tesoro, bandoleros italianos, venenos... Hay un momento en el que te preguntas: «¿De verdad tiene que contar esto tan al detalle?», pero cuando lo terminas te das cuenta de que sí, todas las páginas eran necesarias (aunque seguramente un editor hoy en día lo dejaría fácilmente en 300 menos). Además, durante toda la novela el lector tiene esa sensación de anticipación, de saber que las mil vueltas de la trama van en una única dirección: fraguar lentamente una venganza que sabemos que se acabará produciendo. 

Es verdad que en algunas ocasiones no me gustaban los derroteros que tomaba la trama, como cuando Dantès se creía poco menos que Dios llevando a cabo sus designios de venganza o la vertiente amorosa del final, con la que no he comulgado en absoluto. Por el contrario, hay personajes que creo que en general pasan muy desapercibidos y son todo un puntazo, como cierta dama que se niega a casarse con quien su padre ha elegido para ella y decide fugarse con una amiga (¿amiga y amante? En cualquier caso, bastante revolucionario para una novela del siglo XIX). Por otra parte, hay un personaje con quien creo que el libro ha sido un poco injusto, un personaje femenino en concreto. Durante toda la lectura me pregunté con mucha curiosidad si esa mujer quedaría redimida o sería castigada (seguro que ya sabéis de quién hablo), y me sorprendió el final que Dumas eligió para ella.

Puede leerse como una novela de aventuras, porque lo es y mucho, pero yo destaco la maestría de Dumas para perfilar los personajes, en concreto nuestro protagonista, que empieza el libro como un muchacho cargado de ilusión con toda la vida por delante, luego cae en una sima de desesperación hasta el punto de ansiar la muerte, después ve un resquicio de esperanza y ansía vivir de nuevo... para convertirse años después en un ser casi vampírico, movido por el deseo de venganza al que poco importa su propio destino, pero que en ningún momento deja de evolucionar y crecer y acaba abrazando la vida... Un personaje muy complejo y uno de los protagonistas más increíbles. Y Dumas desarrolla la trama como un maestro, plantando la historia ante nuestros ojos casi como si fuera una película. Y, por cierto, no creáis que este libro tarda en arrancar: quedaréis absortos por la historia ya desde las primeras páginas, pues el comienzo es trepidante.

En definitiva, lo único que puedo decir es que este es uno de esos clásicos que una se alegra de haber leído. Una de esas novelas monumentales que se guardan mucho tiempo en la memoria.

Puedo recomendar encarecidamente la edición que yo leí, que es la de Anaya, traducida por Pollux Hernúñez y José Mª G. Holguera, e ilustrada por Enrique Flores, en una edición un poco desvencijada que saqué de la biblioteca. El texto es impecable y se lee solo.


 Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteMochilero": París (Francia).


Con este libro participo además en el Bingo de libros pendientes 2022 en la categoría:

1. El gordo: libro con muchas páginas.

Aunque el ejemplar que me he leído ha sido el de la biblioteca, este libro lo tenía pendiente desde que una amiga me dijo en nuestra adolescencia que era su novela favorita. Me picó la curiosidad. En la estantería lo tengo desde el 2003-2004, cuando compré una colección de El País de novelas de aventuras en la que salía este, solo que no lo tenía a mano porque está en casa de mis padres. Pero vamos, unos 20 años después, digo yo que ya era hora de saldar cuentas con este libro. :)