18 de septiembre de 2022

The Creek (Rayne King)

Ah, tener 17 años, conocer a tu primer amor y pasar ese primer verano en una especie de burbuja en la que no existe nada ni nadie... Eso es lo que le ocurre a Wiley, un chaval que vive en una caravana con su padre alcohólico. No tienen una mala relación, pero Wiley lleva en general una vida bastante solitaria junto con su perra Rhea: clases en el instituto, paseos por la naturaleza y mañanas de pesca en el arroyo («the creek») que discurre por detrás de su casa. Un día de verano conoce a Ruby, una chica de su misma edad que acaba de mudarse a la finca vecina: descubren que son almas gemelas y, como suele pasar entre los adolescentes, pronto se convierten en imprescindibles el uno para el otro. Pero junto con Ruby se ha mudado no solo su familia, sino toda una comunidad con tintes sectarios de la que Wiley pronto empieza a formar parte, porque allá donde esté Ruby irá él...

De este libro me enamoré en Twitter solo con ver la preciosa cubierta; luego leí que era una breve novela de terror sobre sectas y amor adolescente y supe que tenía que hacerme con ella. Parecía un libro imposible de conseguir en Europa, pero los tentáculos de Amazon se pusieron a trabajar y en menos de una semana lo tenía en casa (intento evitar Amazon a toda costa, pero en casos como este es innegable el poder que tiene en el mundo del libro, que en este caso imprime el propio Amazon, por cierto). 

Como digo, la cubierta me resultó tremendamente evocadora, pero abres el libro y esa sensación te sigue acompañando: la maquetación, el tacto de las páginas, unas pocas imágenes en blanco y negro... y luego lo más importante, y es que la narración de Rayne King está a la altura. Enseguida te transporta a los bosques del valle de Hudson, en el estado de Nueva York, con baños en un arroyo y paseos hasta la cima de las cumbres que te rodean, cuando parece que el tiempo se para cuando estás en compañía de ese amor adolescente. King también es muy bueno a la hora de perfilar a los personajes. Es muy fácil empatizar con Wiley, sus inseguridades por provenir de un hogar roto, sus reflexiones sobre la chica de la que se enamora, su espíritu solitario, su amor por la naturaleza, la dinámica destructiva en la que cae sin que apenas le importe... 

Un arroyo del valle de Hudson (Nueva York), donde transcurre la novela.

King va aumentando la tensión a medida que pasamos las páginas. Conocemos al padre de Ruby, que resulta ser el líder de la secta, y a Eleanor, una anciana decrépita que dice ver el futuro con su ojo ciego y predice que el fin está cerca. Wiley no se siente a gusto en esta comunidad sectaria, pero todo le da igual mientras esté con Ruby, y así se adentra en una dinámica de sexo y drogas psicodélicas que, como ya podemos imaginar, no terminará del todo bien.

En fin, un libro que os recomiendo mucho (de momento solo disponible en inglés) por su capacidad de dibujar escenarios, de crear caracteres con los que uno puede identificarse, con una prosa salpicada de reflexiones interesantes y un ritmo muy conseguido. Lo que menos me ha gustado es quizá que no ha habido grandes sorpresas al final ni tampoco muchas escenas de terror. En ese sentido, el libro no ha sido lo que esperaba, pero me ha dado otras cosas diferentes...

Y por si esto que os comento fuera poco, este librito incluye otro relato llamado Husk (algo así como «cáscara», «vaina», «coraza»), que por momentos recordaba a La bruja de Blair pero que al final no tiene nada que ver. Bastante breve, muy recomendable y más terrorífico que el anterior, por momentos casi divertido. De cómo uno no debe fiarse de misteriosos mapas del tesoro que se ganan en una partida de póker...

Le seguiremos la pista a Rayne King.

Os dejo el primer párrafo de The Creek, a ver si os tienta:

The warmer months always bring Ruby back to me, even if now she only exists in my memories. I think back on that doomed summer and wonder if I could've done anything to alter the trajectory of our lives. She once told me that fate is inescapable, that our paths in life are preordained. I think about that often. But nonetheless, I can't help myself from revisiting the days we spent together, leading up to the very last one. It's a form of self-inflicted torture, but I can't help myself - remorse stays strapped to me like to a harness. Before I'm aware that I'm even doing it, I find myself rearranging the memories in my head, like pieces of an old puzzle, wondering if they could've aligned differently, but they never do. Similar to fate, they can only fit one way.


9 de septiembre de 2022

A sangre fría (Truman Capote)

Una noche de 1959, en un pueblecito de Kansas, los cuatro miembros de la familia Clutter murieron asesinados. Sin enemigos declarados, sin rencillas aparentes, sin que nada faltara en la casa, la policía no acierta a averiguar quién los mató ni por qué. La gravedad del asunto hace que las pesquisas policiales se alarguen durante meses, mientras todos los habitantes de aquel pueblecito agrícola se miran unos a otros preguntándose quién puede haber detrás de los horribles asesinatos.

Truman Capote se enteró de este suceso real antes de que los culpables fueran capturados y se mudó a Holcomb junto con su amiga Harper Lee (la autora de Matar a un ruiseñor). Juntos investigaron, preguntaron, entrevistaron y tomaron notas, y seis años después Capote publicó el resultado en esta novela. Novela que, por cierto, les costó la amistad a Capote y a Lee, pues ella fue la que supo ganarse la confianza de los vecinos para que fueran contándole diálogos, historias y chismes (algo en lo que Capote estaba teniendo dificultades) y Lee consideró que su amigo no había reconocido suficientemente su trabajo en el libro (solo consta en la dedicatoria, pero no reconoce en ninguna otra parte la enorme contribución de Harper Lee a la gestación del libro). Después de aquello se rompió una amistad que se remontaba a la infancia. 


Desde hace tiempo me interesa mucho el true crime, así que ya iba siendo hora de leer esta novela que se considera pionera en este género. Lo cierto es que lo intenté hace 20 años (entre las páginas del libro encontré un billete de autobús del 2003) y se me hizo pesadísimo, así que este verano decidí saldar cuentas de una vez con él.

El libro narra todo lo que ocurrió de una manera tremendamente exhaustiva, desde quién era cada uno de los miembros de la familia que fallecieron hasta quiénes eran los asesinos y por qué actuaron, cosa que se sabe ya desde el principio, pues se nos presentan en paralelo víctimas y asesinos. Se nos narran los asesinatos y la posterior investigación policial, que se alargó durante meses. En ese sentido, el trabajo fue laborioso y Capote no se dejó ni un solo detalle sin contar. Sin embargo, creo que ese ha sido precisamente el problema: la historia está contada con demasiado detalle, y más de una vez se va por las ramas durante páginas y páginas con historias que uno no está demasiado seguro de qué aportan a la trama. Por otra parte, esto también afecta a la credibilidad. Capote afirmaba que todo lo que cuenta está basado en hechos reales, pero cuando se extiende páginas y páginas en diálogos que mantuvieron los asesinos sin ningún testigo presente o los últimos minutos de la familia Clutter, cuesta un poco creer que las cosas ocurrieron tal como se cuentan. Y más de un crítico apunta que las escenas fueron embellecidas, se añadieron detalles, divagaciones e interpretaciones, y se rellenaron huecos en la trama para darle más jugo al resultado final. También se dice que Capote no tenía ningún problema en mentir si ello le ayudaba a añadir enjundia a la historia. El resultado, desde luego, para mí es abrumador por la cantidad de detalles que ofrece y la de veces que se desvía de la trama principal para contar detalles innecesarios.

En definitiva, me alegro de haber conseguido (esta vez sí) terminar este libro legendario, pero no ha sido del todo lo que esperaba y en muchos pasajes se me ha hecho eterno. Lo recomendaría un poco con reservas, aunque es verdad que, por lo que he visto en redes, las opiniones positivas son mayoría aplastante, así que mejor que lo leáis si os gustan estos temas y juzguéis vosotros mismos.


Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteMochilero": Holcomb (Kansas, EE. UU.).


Con este libro participo además en el Bingo de libros pendientes 2022 en la categoría:

1. El difícil: libro que crees que te costará leer.

Como decía arriba, lo empecé con ganas en el 2003 y no pude pasar de las primeras páginas. Llevaba casi 20 años esperando en las estanterías de casa de mis padres y este verano por fin le llegó el turno. Llevo un tiempo muy interesada en el true crime, así que se imponía saldar cuentas con este clásico del género. Sin embargo, debo admitir que lo empecé sabiendo que iba a costarme su lectura...


1 de septiembre de 2022

Después (Stephen King)

Jamie Conklin, el único hijo de una madre soltera, solo quiere tener una infancia normal. Sin embargo, nació con una habilidad sobrenatural que su madre le insta a mantener en secreto y que le permite ver aquello que nadie puede y enterarse de lo que el resto del mundo ignora. Cuando una inspectora del Departamento de Policía de Nueva York le obliga a evitar el último atentado de un asesino que amenaza con seguir atacando incluso desde la tumba, Jamie no tardará en descubrir que el precio que debe pagar por su poder tal vez es demasiado alto.

Después es Stephen King en estado puro, una novela inquietante y emotiva sobre la inocencia perdida y las pruebas que hay que superar para diferenciar el bien del mal. Deudora del gran clásico del autor It (Eso), Después es un relato poderoso, terrorífico e inolvidable sobre la necesidad de plantarle cara a la maldad en todas sus formas.



La última propuesta que he leído del maestro King nos trae una mezcla de terror sobrenatural con pinceladas de novela policíaca y más de un giro inesperado al final. Jamie es un joven de 22 años que nos cuenta cómo fue una infancia y adolescencia en las que tuvo que lidiar con una capacidad sobrenatural y crecer a marchas forzadas, con un tono increíblemente cercano, como si nos estuviéramos tomando un café con él, y con un sentido del humor muy acertado. También los demás personajes destacan: la madre de Jamie, con quien tiene una relación muy especial; el profesor (este me llegó hondo); Liz, con sus luces y sus sombras… Quizá no sea el libro más complejo de King ni el más aterrador, y por eso puede ser una buena opción para los lectores adolescentes que se inicien con este autor o los que quieran un King no muy largo que se lea solo. A mí me ha dado justo lo que andaba buscando: esa sensación de que, nada más empezar un libro, te sientes cómoda entre sus páginas. Para eso King es insuperable.
You know why people read books like that? Because they’re so happy that fucked-up shit isn’t happening to them.
Algo que destaca es la relación que Jamie tiene con su madre; se reflejan a la perfección esas bromas del día a día, la complicidad entre dos personas que pasan mucho tiempo en compañía y se quieren a rabiar. Y otra cosa que se le da especialmente bien a King es narrar desde un punto de vista infantil y en este libro queda especialmente patente; las escenas en las que Jamie tiene 6 años se leen con tremenda naturalidad y además sufrimos en todas ellas por su vulnerabilidad. Y todo ello aderezado con un fino sentido del humor al más puro estilo King
Books are a uniquely portable magic. I read that somewhere. I'll bring 'em. See you there.
Creo que no es el libro que más ha gustado entre la comunidad de lectores de King, pero yo sí lo recomendaría encarecidamente, Es más, me encantaría ver a Jamie echando un silbido y protagonizando una nueva historia... 

 

Even a little kid knows certain basic things if he’s not soft in the attic. You said please, you said thank you, you didn’t flap your weenie around in public or chew with your mouth open, and you didn’t talk to dead folks when they were standing next to living folks who were just starting to miss them.




Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteMochilero": Nueva York (EE. UU.).


Con este libro participo además en el Bingo de libros pendientes 2022 en la categoría:

1. El guapo: libro con cubierta bonita.

La cubierta me cautivó desde que la vi. Un aire diferente de lo habitual, como de esas novelas de detectives que se compraban por pesetas hace medio siglo, y una ilustración preciosa que además refleja exactamente lo que nos encontraremos dentro.

Por cierto, acabo de darme cuenta de que entra en la categoría de milagro: este libro lo tenía pendiente solo desde el 2021, justo cuando se publicó, y me llegó directamente de manos de Richard Chizmar, el de la caja de Gwendy, desde Maine (EE. UU.). Fue una promoción en redes, no es que yo ahora tenga más contactos que El Padrino...

 

Por último, también sumo este libro a mi reto personal de Stephen King, que va fatal: por cada libro que leo yo, King escribe cuatro...


31 de julio de 2022

Los sueños asequibles de Josefina Jarama (Manuel Guedán)

«¡Qué pocas veces he tenido la razón!».

Desde muy pequeña, Josefina Jarama sueña con una vida mejor y sabe que para llegar hasta ella solo hay una vía, cruda y pragmática: el ascenso social. Este Lazarillo moderno comienza su andadura en una fábrica de juguetes en Ibi, Alicante. Allí es la protegida del jefe y además trabaja junto a su madre, una comunista militante que opera en la clandestinidad y que deberá huir para que no la encarcelen. La protagonista ha de elegir entonces entre su madre o sus sueños en la fábrica, y elige.

Con Josefina y su peripecia, el lector recorre varias décadas de nuestra historia reciente, diversos puntos calientes del «milagro español» y, sobre todo, varias vidas. Animosa, descacharrante y única, Josefina hace realidad un sueño que no se ha propuesto: llegar al corazón. 




En esta sátira que gira en torno al liberalismo y al ascenso social conocemos a Josefina Jarama desde bien jovencita, cuando ya tiene claro que quiere ser alguien en esta vida y para ello tiene que medrar (socialmente, se entiende). Eso hará que deje los estudios y se ponga a trabajar; a lo largo de la novela seguiremos a Josefina por los diferentes trabajos que desempeña en pos del ansiado ascenso (y de su sueño, que es visitar las Torres Gemelas).

Lo más particular de la novela es la voz narradora, la de nuestra protagonista, que nos va contando sus peripecias en una especie de larguísimo monólogo, con una mezcla entre inocencia y cinismo, donde nos confiesa cándidamente lo pelota y trepa que es, y que está dispuesta a cualquier cosa para medrar en el escalafón. La novela se articula en cuatro capítulos, cada uno dedicado a una etapa de la vida de Josefina: el primero se centra en la industria juguetera en el Ibi de la década de los setenta, cuando la empresa Santos Juguetes, donde trabaja su madre, decide fabricar una muñeca que haga la competencia a la Nancy de Famosa. Para ello crean a una muñeca que podría ser la vecina de Nancy, la muñeca humilde que todos podemos tener, y le ponen la cara de Josefina. Así nace Fina, vecina y nuestra protagonista ya cree rozar la gloria con los dedos...

Tanto este primer capítulo como el siguiente, dedicado (atención) a la Ruta del Bakalao, donde Josefina sigue intentando labrarse una carrera laboral de la manera más particular, me parecieron muy divertidos y un repaso excelente a esas dos parcelas de nuestra historia. Luego seguiremos a Fina por el desarrollo bancario de los ochenta y el boom de las pizzas a domicilio de principios de los noventa. Sin embargo, es a partir de ese tercer capítulo, el de los bancos, cuando para mi gusto el libro flojea un poco y debo decir que mi interés decayó en picado, aunque el último capítulo vuelve a remontar. 

Lo mejor del libro, la particular voz narradora de Josefina Jarama, todo un personaje, y el repaso que hace Guedán por la historia de España de los setenta y los ochenta con fina ironía y sentido del humor. Lo peor, que el ritmo decae muchísimo en la mitad del libro, y esos capítulos tan largos con parrafadas inmensas tampoco dan mucha tregua al lector.

En definitiva, una reseña un poco tibia para un libro que tiene momentos muy buenos y momentos reguleros, siempre según mi opinión, claro. De lo que estoy segura es de que Los sueños asequibles de Josefina Jarama es un libro diferente, y ya solo por eso merecería la pena darle una oportunidad, ¿no? 

Aunque nunca había firmado nada oficial, había ensayado mi firma centenares de veces, primero solo el nombre, luego solo el apellido, tal vez las iniciales, para concluir que la única de aquellas puertas con posibilidades de dar a la gloria era «Josefina Jarama», para servirle a usted y al que lo pague. Porque no nos engañemos, y aunque mi alma a veces naufrague en un mar de dudas, esto casi siempre lo he tenido claro: para llegar a lo más alto, para alcanzar la cumbre de toda buena fortuna y no ser flor de un día, antes de mandar hay que obedecer, y mucho.

 


28 de julio de 2022

El conde de Montecristo (Alejandro Dumas)

A los 19 años, Edmond Dantès tiene una vida prometedora por delante: joven noble y sereno, gracias a su buen hacer acaba de ser ascendido a capitán del barco en el que trabaja y va a casarse con Mercedes, la hermosa mujer de la que está enamorado. Sin embargo, la envidia hace que aquellos que en teoría eran sus amigos lo denuncien por bonapartista mediante un anónimo, delito que en aquella época conllevaba la prisión o la muerte. Edmond es detenido el mismo día de su boda y dará con sus huesos en la prisión del castillo de If. Allí, el Edmond que un día fue un joven inocente y confiado se convierte en un hombre movido por el deseo de venganza. Así, planea su fuga de la prisión y el modo de vengarse de quienes lo enviaron a ella, aunque para ello deban pasar años.



Qué contar acerca de este clásico del que ya está todo dicho... No es de extrañar que se publicara por entregas, porque admitámoslo, el libro es largo de narices, y da muchas vueltas hasta llegar adonde quiere llegar, pero es de esos libros que te absorben por completo, de los que crean un elenco de personajes infinito que de verdad requiere sus casi 1300 páginas para que todos cuenten lo que tienen que contar. Y no es solo una de las historias sobre venganza más monumentales que se han escrito: hay amor, lealtad, traición, planes madurados durante años, duelos al amanecer, cárceles mohosas, misteriosas confesiones en el lecho de muerte, cuevas del tesoro, bandoleros italianos, venenos... Hay un momento en el que te preguntas: «¿De verdad tiene que contar esto tan al detalle?», pero cuando lo terminas te das cuenta de que sí, todas las páginas eran necesarias (aunque seguramente un editor hoy en día lo dejaría fácilmente en 300 menos). Además, durante toda la novela el lector tiene esa sensación de anticipación, de saber que las mil vueltas de la trama van en una única dirección: fraguar lentamente una venganza que sabemos que se acabará produciendo. 

Es verdad que en algunas ocasiones no me gustaban los derroteros que tomaba la trama, como cuando Dantès se creía poco menos que Dios llevando a cabo sus designios de venganza o la vertiente amorosa del final, con la que no he comulgado en absoluto. Por el contrario, hay personajes que creo que en general pasan muy desapercibidos y son todo un puntazo, como cierta dama que se niega a casarse con quien su padre ha elegido para ella y decide fugarse con una amiga (¿amiga y amante? En cualquier caso, bastante revolucionario para una novela del siglo XIX). Por otra parte, hay un personaje con quien creo que el libro ha sido un poco injusto, un personaje femenino en concreto. Durante toda la lectura me pregunté con mucha curiosidad si esa mujer quedaría redimida o sería castigada (seguro que ya sabéis de quién hablo), y me sorprendió el final que Dumas eligió para ella.

Puede leerse como una novela de aventuras, porque lo es y mucho, pero yo destaco la maestría de Dumas para perfilar los personajes, en concreto nuestro protagonista, que empieza el libro como un muchacho cargado de ilusión con toda la vida por delante, luego cae en una sima de desesperación hasta el punto de ansiar la muerte, después ve un resquicio de esperanza y ansía vivir de nuevo... para convertirse años después en un ser casi vampírico, movido por el deseo de venganza al que poco importa su propio destino, pero que en ningún momento deja de evolucionar y crecer y acaba abrazando la vida... Un personaje muy complejo y uno de los protagonistas más increíbles. Y Dumas desarrolla la trama como un maestro, plantando la historia ante nuestros ojos casi como si fuera una película. Y, por cierto, no creáis que este libro tarda en arrancar: quedaréis absortos por la historia ya desde las primeras páginas, pues el comienzo es trepidante.

En definitiva, lo único que puedo decir es que este es uno de esos clásicos que una se alegra de haber leído. Una de esas novelas monumentales que se guardan mucho tiempo en la memoria.

Puedo recomendar encarecidamente la edición que yo leí, que es la de Anaya, traducida por Pollux Hernúñez y José Mª G. Holguera, e ilustrada por Enrique Flores, en una edición un poco desvencijada que saqué de la biblioteca. El texto es impecable y se lee solo.


 Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteMochilero": París (Francia).


Con este libro participo además en el Bingo de libros pendientes 2022 en la categoría:

1. El gordo: libro con muchas páginas.

Aunque el ejemplar que me he leído ha sido el de la biblioteca, este libro lo tenía pendiente desde que una amiga me dijo en nuestra adolescencia que era su novela favorita. Me picó la curiosidad. En la estantería lo tengo desde el 2003-2004, cuando compré una colección de El País de novelas de aventuras en la que salía este, solo que no lo tenía a mano porque está en casa de mis padres. Pero vamos, unos 20 años después, digo yo que ya era hora de saldar cuentas con este libro. :)

21 de julio de 2022

Cuando Ellie se fue (Lisa Jewell)

 

De haber podido ella desovillar el tiempo y volver a hacer una bola con él, habría visto los nudos en el hilo, las señales de advertencia. Más tarde todo le resultó obvio. Pero entonces, cuando no sabía nada de nada, no lo vio venir y se precipitó en sus brazos con los ojos bien abiertos.


Ellie, la hija de Laurel, su niña perfecta, desapareció hace diez años. Diez años de incertidumbres, de no saber qué ocurrió aquel día a las puertas de que Ellie hiciera la selectividad, de que le dijeran que su hija no fue secuestrada o asesinada, sino que probablemente se escapó por voluntad propia. Laurel lleva diez años en vilo; nunca volvió a ser la misma y llegó a alejarse incluso de su familia: se separó de su marido y sus otros dos hijos la ven poco menos que como una extraña.

Sin embargo, en poco tiempo ocurren dos cosas: unos hallazgos que le permiten cerrar por fin una puerta, y un encuentro casual en una cafetería con un hombre irresistible que hará que vuelva a abrir su corazón. Laurel no puede creerse que su vida poco a poco esté volviendo a ponerse en marcha. Y sin embargo, en poco tiempo empieza a ver pequeños detalles demasiado raros a su alrededor, detalles que la retrotraen al pasado. Está cada vez más alerta, pero no sabe exactamente qué sospechar ni de quién…



Cuando Ellie se fue, de Lisa Jewell, la última novedad de Duomo, encaja en el género thriller, y sin embargo no sigue a rajatabla los estereotipos del género. El lector no asistirá a una investigación policial, puesto que ya han pasado diez años de la desaparición de Ellie: poco a poco descubrimos lo que ocurrió gracias a lo que nos va contando Laurel, su madre, que apenas ha levantado cabeza desde entonces. También hay flashbacks cortitos en los que oiremos la voz de Ellie y será ella misma quien nos cuente una parte de la historia. Por eso digo que esta novela no sigue los patrones habituales de un thriller: no hay una trepidante investigación ni un aguerrido policía protagonista, sino que se centra más en los lazos familiares, en la tragedia de perder a un ser querido y en cómo cada uno de los miembros restantes de la familia lidia con ello. Me ha gustado mucho cómo describe la autora los sentimientos de Laurel ante la desaparición de su hija perfecta, su niña favorita, y también el punto de vista de Ellie (unos fragmentos que me llegaron muy adentro; admito que acabé más de una frase con los ojos arrasados de lágrimas).

Otra cosa que lo aleja del thriller es que no es de esas novelas en las que las últimas 200 páginas te hacen sufrir de mala manera, con giros melodramáticos o persecuciones inacabables en las que la vida de la protagonista peligra mil veces. El ritmo no decae en ningún momento, hay un personaje al que llegas a odiar con todas tus fuerzas y dan ganas de retorcerle el cuello, me daba muchísima curiosidad cómo encajaría otro cierto personaje en toda la trama… pero no es la típica lectura de giros y más giros de trama. Sin embargo, se las arregló para tenerme pegada a sus páginas porque hay piezas del puzzle que no acaban de cuadrar y acaba convirtiéndose en una lectura adictiva hasta tratar de encajarlas todas.

En definitiva, una novela que me ha encantado: parte de uno de esos temas habituales en este tipo de libros (la desaparición de un niño o adolescente), pero el desarrollo me ha parecido diferente del habitual. Es cierto que ha habido partes de la trama que pude adivinar muy pronto, pero mi interés no decayó y seguí devorando páginas hasta el final. También me ha gustado mucho que trata un tema al que yo doy vueltas a menudo: ¿qué habría ocurrido si aquel día no hubiera ido a tal sitio? ¿Si no hubiera conocido a tal persona? ¿Si mi madre me hubiera dicho que no a tal propuesta? ¿Si ese día hubiera tomado otra decisión? Mi vida habría transcurrido tan diferente a como es hoy… Y descubriremos que eso es justo lo que atormentó a Ellie...

Gracias a Laky por organizar la lectura conjunta y a Duomo por el ejemplar.


Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel "LiteViajero Casual" (3): Londres (Reino Unido).

28 de junio de 2022

Cookie y la niña más insoportable del mundo (Konnie Huq)

Cuando Cookie se encuentra con dos entradas para ver a la estrella del pop Aliana Tiny, Suzie Ashby de repente quiere ser su mejor amiga. Pero hay un problemita: ¡Suzie es la niña más INSOPORTABLE del mundo! ¡UF! 

Entonces ¿¡cómo es que Cookie termina enfadándose con sus auténticos amigos, Jake y Keziah, y se hace superamiga de Suzie!? ¿Podrá recuperar su amistad, quitarse de encima a Suzie y salvar el planeta?


Si el primer libro de Cookie se centraba mucho en las ciencias (Cookie y Jake salen en la cubierta con gafas y bata blanca de laboratorio haciendo un experimento), en este segundo libro la cubierta ya nos adelanta algo de información: la trama incide mucho en el medioambiente y en salvar el planeta, como anuncia ese color verde y ese dibujito de conexión con la naturaleza en plena acampada.

A Cookie no le gusta mucho la cantante Aliana Tiny (¿pilláis a quién hace referencia el nombre? Je, je, je, je...), pero cuando le regalan dos de las codiciadísimas entradas para su concierto, de repente una de las niñas más populares de clase, la insoportable Suzie, quiere ser su mejor amiga para poder ir también al concierto. Pero lo peor es que, sin saber muy bien cómo, Cookie acaba dándole (vendiéndole más bien...) una entrada y aliándose con ella, dejando de lado a sus mejores amigos, Keziah y Jake. Cuanto más lo quiere arreglar Cookie, más se aleja de sus verdaderos amigos. 

Menos mal que la señora Edmonds llega a tiempo para arreglar las cosas. Esta profesora del colegio con fama de estricta organiza un Club Forestal al que el grupito de niños se apunta y, aunque al principio no lo parece, servirá para limar asperezas. Por el camino, los niños aprenderán a reciclar plástico, a construir un hotel para insectos o a prepararse la cena en medio del monte. 

De nuevo nos encontramos con una protagonista lista y resuelta, pero también un poco alocada, que no para de meterse en embrollos. Los textos son muy entretenidos y se intercalan con ilustraciones sencillas y muy divertidas que harán partirse de risa a los lectores.


Este libro también habla del FOMO (Fear of Missing Out o miedo a perderse cosas), que tanto sonará a los que tenemos en casa a niños y adolescentes: a veces acabas accediendo a planes que en realidad no te apetecen mucho por miedo a no hacer lo que hacen todos o a perderte algo interesante. Y eso es justo lo que le pasa a Cookie en este libro, aunque al final también aprende a relativizarlo todo y a no querer estar en todas las salsas.

En definitiva, la autora sabe conectar muy bien con los temas que interesan a los lectores más jóvenes, que pasarán un rato bien divertido con los embrollos en los que Cookie acaba metida sin querer. Además, en la línea del libro anterior, la autora va aportando datos aquí y allá para que los niños aprendan mientras se entretienen. ¡Muy recomendable para las tardes de verano que se avecinan!



¡Gracias a Masa Crítica de Babelio y a Pijama Books por el ejemplar!

18 de junio de 2022

La influencia es tu superpoder (Zoe Chance)

Naciste siendo influyente, pero con los años aprendiste a reprimir ese talento, a ser obediente, a esperar tu turno, a no hacer ruido. Zoe Chance, profesora de la Universidad de Yale, te muestra cómo redescubrir ese superpoder y cómo convertirte en una persona a la que todos quieran decirle que sí.

La influencia no funciona como crees, porque las personas no piensan como crees. Aléjate de las percepciones erróneas del pasado -como la idea de que una negociación es una batalla y para vencer has de someter al adversario- y entiende por qué tus estrategias actuales, de hecho, te están haciendo menos influyente. A lo largo de estas páginas descubrirás cómo se toman realmente las decisiones y qué influye de verdad en el comportamiento:

* aprenderás a negociar de manera efectiva y creativa,

* a conquistar a las personas reticentes,

* a buscar aliados entusiastas y

* a reconocer a los manipuladores antes de que sea demasiado tarde.

La influencia es tu superpoder te enseñará cómo transformar tu vida, tu organización y, tal vez incluso, el curso de la historia. Un enfoque ético de la influencia que puede mejorar la vida de todos, empezando por la tuya.


En este libro, Zoe Chance no pretende enseñártelo todo sobre la influencia, sino que se centra en lo más sencillo: conocimientos sorprendentes, pequeños cambios y acciones manejables que tienen un impacto importante, de manera que poco a poco esas perlas de conocimiento arraiguen en el subconsciente y las pongamos en práctica sin darnos cuenta.

Es una lectura interesante porque revisa muchos mitos y nos hace darnos cuenta de que la influencia no funciona como creemos («Gánate la mente, y el comportamiento la seguirá» no es del todo correcto, pues). Lo mejor es que Chance da un montón de ejemplos y casos reales que se ha encontrado a lo largo de su trayectoria como profesora de la Escuela de Negocios de Yale. Encima hace el aprendizaje interactivo, como cuando apela al lector a hacer un pequeño experimento con el cronómetro del móvil para explicar un concepto (el cerebro caimán/juez). Además la teoría no se centra solo en el ámbito laboral, comercial o de negocios, como se pudiera pensar, sino que muchos de los consejos pueden aplicarse al día a día para conseguir persuadir a los demás. Y, por cierto, utiliza ejemplos de lo más variopintos, como el carisma de Prince en un concierto o una campaña publicitaria de Durex.

El libro se puede leer casi casi de una sentada o, mejor aún, abordando un capítulo aquí y otro allá, cuando apetezca, y casi en cualquier orden, pues de todos se saca algún detalle que incita a pensar. Si os atrae el tema de influir en los demás, de brillar, de tener carisma para mejorar las relaciones personales, laborales, etc., este libro de lectura ágil y lleno de ejemplos está hecho para vosotros. Pero no son los típicos consejos de un comercial de ventas, sino que el libro trata de centrarse en mejorar las relaciones interpersonales en multitud de ámbitos y situaciones cotidianas para llevarnos mejor a largo plazo con la gente que nos rodea. 

Si os interesa utilizar la influencia para impulsar los cambios positivos, este es vuestro libro.


5 de junio de 2022

Cookie... ¡y el niño más insoportable del mundo! (Konnie Huq)

Hoy traigo la primera entrega de una serie de novelas dirigidas a un público infantil/juvenil que tiene como protagonista a una niña llamada Cookie:


Cookie es una niña bangladesí de 9 años que vive en Inglaterra y que se enfrenta a varios desastres inminentes en su vida: su mejor amiga se muda a otra ciudad, quiere a toda costa ser la elegida para un programa de preguntas y respuestas en televisión (y hay muchos candidatos en su colegio) y se ha enamorado de un gatito que acaba en manos de su nuevo vecino, Jake... ¡el niño más insoportable del mundo!

A lo largo de la trama, Cookie va narrando diferentes episodios que le ocurren en su casa y en el colegio, y la verdad es que no le faltan peripecias en el día a día, como cuando se le cuela una paloma en el salón y acaba dejándole un regalito en forma de caca en plena cabeza o cuando descubre a su profesora favorita robando un cubo de golosinas en un supermercado. ¡Con lo maja que parecía! Así, Cookie va hilando una anécdota tras otra y un pensamiento alocado tras otro en esta propuesta que tendrá bien entretenidos a los lectores más jóvenes de casa. Y a los adultos, porque yo también me metí en el universo Cookie y fue una lectura bien divertida que me hizo desconectar mucho.

Volviendo al niño que da título al libro, el pobre Jake en realidad es un angelito al lado de Cookie, y en general era ella quien al principio parecía la niña más insoportable del mundo. No obstante, a medida que avanza el libro vemos que Cookie, que a veces tiene prontos y agarra enfados monumentales, en realidad tiene muy buen fondo y es la primera en disculparse y explicarse si se da cuenta de que ha hecho algo mal.

El libro está narrado un poco a modo de diario y se intercala con dibujos muy sencillos; pero lo que me ha gustado es que estos dibujos ilustran sobre todo las idas de olla de Cookie: la imaginación desbordante de la niña se refleja en esas pequeñas ilustraciones, que son el contrapunto perfecto para la narración.



La trama gira en torno a un concurso de cultura general y también aparece en varias escenas la asignatura de ciencias (la portada ilustra un «pequeño» accidente que tuvo nuestra protagonista con un paquete de Mentos y una botella de refresco). Además, al final del libro se incluyen instrucciones sobre cómo hacer varios de los experimentos de Cookie e incluso una receta de tortitas. Así pues, si a vuestros niños les atraen las ciencias u os gustaría que se interesaran por ellas, este libro puede ser bueno para que les pique el gusanillo. Además, pese a que en el libro abundan los comentarios graciosos y situaciones disparatadas, también mete aquí y allá datos interesantes como cuántos cerebros tiene un pulpo o qué significa «defenestrar» (a Cookie le encantan las palabras largas). Por tanto, el libro aporta algo más que diversión y puede servir para que vuestros niños empiecen a contaros datos curiosos que han leído en el libro de Cookie.



Este libro es una de las primeras publicaciones de una editorial recién estrenada, Pijama Books, y la traducción la firma Noemí Risco. Creo que el tono de la narración en español está muy bien conseguido y además no considero que fuera nada fácil, aunque sí hay un par de cosas que yo habría cambiado. Lo recomendaría para niños de 8 a 13 años, más o menos, aunque es perfecto para los de quinto de primaria, que es justo el curso en el que está Cookie. Mi hija de 13 años también lo ha leído y le da su aprobación (cosa que no es nada fácil, jeje).

En definitiva, una buenísima propuesta para entretener a los niños ahora que el curso se acaba y los días empiezan a hacerse laaaaaargos...

29 de abril de 2022

El club de lectura para corazones solitarios (Sara Nisha Adams)

Hoy traigo un nuevo libro gracias a Laky y a la lectura conjunta organizada junto a Duomo Ediciones. Y de nuevo ha sido una propuesta que me alegro de no haberme perdido. Os cuento de qué va.


Mukesh acaba de quedarse viudo. Sin Naina está perdido; la echa de menos a todas horas, sin ella se siente viejo y frágil, y ve impotente cómo sus tres hijas lo tratan atentas, pero con condescendencia. Él se aferra a los recuerdos de su esposa, a la que evoca siempre con un libro en la mano. Sin embargo, a Mukesh no le gusta leer y en cierto modo se le escapa qué es lo que su esposa encontraba entre las páginas de un libro.
En aquel momento, se arrepintió de no haberle preguntado de qué iban [sus libros favoritos], qué era lo que tanto le gustaba de ellos, por qué había sentido la necesidad de leer los mismos libros una y otra vez.
Aleisha es una joven con una difícil situación familiar que decide pasar el verano trabajando en la biblioteca. Los libros no le gustan, pero se resigna a pasar allí su jornada laboral intentando pasar desapercibida y evitando las preguntas de los usuarios de la biblioteca. Un día, se encuentra un papelito en una de las mesas de la biblioteca con las siguientes palabras escritas a mano. Le llama tanto la atención que decide guardárselo:

Por si la necesitas:
Matar a un ruiseñor
Rebeca
Cometas en el cielo
La vida de Pi
Orgullo y prejuicio
Mujercitas
Beloved
Un buen partido

Cuando Mukesh decide acercarse un poco a la afición de su mujer, los libros, intentando aferrarse a su recuerdo, acude a la biblioteca donde trabaja Aleisha para que le recomienden un libro. Tras un inicio un poco accidentado, Aleisha decide ir recomendándole a Mukesh los libros de la lista que dejó aquel desconocido en la biblioteca al tiempo que los va leyendo ella misma, y poco a poco nace entre ambos tanto una amistad como el amor por la lectura.

Lo primero que me llamó la atención de este libro cuando Laky habló de él fue el tema de la metaliteratura, es decir: libros que hablan de libros. Creo que nunca había leído algo así y me daba curiosidad cómo se articularía un libro de estas características. ¿Hasta qué punto se cuenta la trama? ¿Se destripa la novela? Lo primero que puedo decir es que la novela se articula por capítulos que llevan el nombre de cada libro. Luego, cada subcapítulo tiene el nombre del personaje que lo protagoniza. Estos van dando pinceladas del libro que leen, de manera que obtenemos un pequeño resumen pero sin destrozar la trama. Y cada fragmento que leen les sirve para reflexionar acerca de algo que les pasa a los protagonistas o de lo que les hace sentir. La verdad es que no me imaginaba que fuera a ser así y me ha parecido muy bien hilado. También me ha gustado que cada uno de los protagonistas hace una lectura personal del libro y saca sus propias conclusiones, con lo que queda patente el gran poder que tienen los buenos libros: cada uno se lleva algo diferente de él según sus experiencias vitales.

Dejando este tema aparte, la trama principal se sostiene por sí sola porque los personajes están muy bien caracterizados. Tanto Mukesh como Aleisha sienten soledad, están un poco perdidos, y encuentran un refugio en la lectura, algo que seguramente es lo que buscamos muchos de nosotros cuando abrimos las páginas de un libro. Los personajes muestran su vulnerabilidad, como el miedo a hacerse viejos o el trastorno que supone tener una enfermedad mental en la familia, y viven muchos momentos emotivos. A mí el que más me ha gustado es cómo Mukesh afronta el duelo por su mujer fallecida, con un montón de miedos e inseguridades que le asaltan al revivir situaciones que antes vivía con Naina sin ningún problema.  

En definitiva, me ha parecido un libro muy recomendable por cómo se desarrolla la trama principal y la ternura que me han despertado los protagonistas, pero también por el hecho de ser un libro que habla de otros libros, algo nuevo para mí. Encima he leído cinco de los libros que se recomiendan (seis si contamos La mujer del viajero en el tiempo, que también se menciona), y los seis me gustaron muchísimo (Rebeca, por ejemplo, es mi libro favorito de todos los tiempos), con lo cual ya me he anotado los tres libros que me falta leer de la lista: Cometas en el cielo, Beloved y Un buen partido. Creo que mis gustos coinciden mucho con los de la autora, por lo que estoy segura de que estos tres los disfrutaré mucho (aunque con Cometas en el cielo tengo mis reservas; dicen que es un libro muy triste y no me apetece pasar un mal rato, la verdad...).

La edición de Duomo es muy buena y la traducción la firma Gemma Deza, una traductora buenísima y con mucho oficio, así que en ese sentido es apuesta segura. Lo único, si tuviera que ponerle una pega a este libro, es que la cubierta me ha dejado un pelín fría: no he terminado de conectar ni con la ilustración ni con la tipografía elegida, que no se lee muy bien, en mi opinión. La edición original me parece muchísimo más atractiva, y eso que juega con una paleta de colores muy parecida.


Pero, dejando este detalle aparte, El club de lectura para corazones solitarios es un libro muy recomendable y emotivo, que gira en torno al amor por los libros y que desde luego está a la altura de las lecturas que recomienda entre sus páginas. Además este libro es un peligro, porque si no habéis leído alguno de los libros que recomienda, os hará aumentar la lista de lecturas pendientes vertiginosamente, jeje, avisados estáis. Si dudáis acerca de cuál podría ser vuestra próxima lectura, no dudo en recomendaros esta.

Mi colección. Aún falta un tercer ejemplar de Rebecca que tengo.


31 de marzo de 2022

Ella y su gato ( Makoto Shinkai y Naruki Nagakawa)

El Marzo Asiático llega a su fin y yo lo hago con el libro de la última lectura conjunta de LakyDuomo Ediciones. La iniciativa consiste en dedicar el mes de marzo a leer literatura asiática y es la primera vez que participo. Empecé leyendo La dependienta, también de Duomo, y he seguido con este libro, que ya os puedo adelantar que me ha gustado mucho. Os cuento.

Ella y su gato se divide en cuatro historias independientes pero con un hilo conductor. Como bien dice el título, en todas las historias los protagonistas son una mujer y un gato. Y tiene otra particularidad: el gato tiene voz propia y se intercalan las narraciones desde el punto de vista de la mujer y el del gato. El resultado es una narración muy tierna: todos los que hemos tenido mascotas seguramente nos hemos preguntado qué estará pensando el animalito en un momento dado y qué «opinión» tiene de nosotros. Pues bien, este libro da voz a los animales y el resultado es todo lo emotivo que cabría esperar.


Gustará mucho a los amantes de los gatos. Además de que se les da voz en esta novela, la trama refleja muchas situaciones en las que las protagonistas se ven reconfortadas por la sola presencia del animalito. La soledad, la excesiva confianza en una misma que solo esconde un sentimiento de inseguridad, una chica sumida en la depresión tras perder a alguien... todas las protagonistas acaban encontrando su mayor pilar en un gato, que a su vez también estaba desamparado y en busca de dueña.

Los cuatro relatos tienen otra cosa en común, y es que transcurren de una manera muy tranquila, contando costumbres diarias de sus protagonistas, sus idas y venidas, lo que comen, dónde trabajan. Al principio me pareció que no había apenas trama, pero poco a poco van surgiendo las preocupaciones de las protagonistas, que es donde el lector se ve más reflejado, y así los personajes te van calando. Y otra cosa que interconecta las historias es que los protagonistas (tanto los humanos como los gatos) de unas historias aparecen en las demás, aunque sea en pequeñas escenas, con lo que da la sensación de que al final el libro refleja un mundo que es un gran prisma que vemos desde diferentes ángulos.

Me llamó la atención que el libro está basado en la historia de otro autor, Makoto Shinkai, un reconocido director de cine de animación de quien debo decir que no había oído hablar nunca. La historia en la que se basa este libro es un corto en blanco y negro que hizo en 1999, uno de sus primeros trabajos, que ganó diversos premios. Desde entonces, no ha hecho más que recibir un galardón tras otro (las imágenes de abajo son dos fotogramas de este corto en el que se basa Ella y su gato).




Es un libro ideal para cuando uno necesita descansar entre dos lecturas más densas y gustará sin duda a los amantes de los animales. Cuenta historias cotidianas, cuajadas de reflexiones aquí y allá que acaban de hacer redonda una lectura en apariencia sencilla. En definitiva, un libro estupendo que cierra mi Marzo Asiático y que me deja con muy buen sabor de boca. Había leído muy poca literatura japonesa y sin duda La dependienta y Ella y su gato han hecho que me quede con ganas de repetir.


24 de marzo de 2022

La planta carnívora (Andrea Mayo)

 

A partir de ahora contaré toda la verdad. A partir de ahora todo lo que cuente será verdad. Me diréis, no me lo creo.

Qué fácil sería no tragarse el horror o pensar que solo puede afectar a los otros.

Eso a mí no me pasaría.

Yo no lo aguantaría.

Cómo puedes permitir que alguien te haga algo así.

Yo me encontraba entre vosotros, antes, en el grupo que desprecia a los débiles. En el que los considera culpables. Cómplices.

¿Qué es la debilidad?

¿Y por qué tengo que contar ahora la verdad? ¿Por qué no antes?

No tenéis ni idea de lo que es el miedo a que alguien te persiga. No habéis tenido que cambiar de nombre, de país, de idioma. No sois yo, aunque yo sí era una de las vuestras. 

¿Qué tiene una planta carnívora que no tengan las demás?

Pensad.

Es más vistosa.

Más difícil de cultivar.

Pensad.

La planta carnívora tiene movimiento propio. Deglute. Atrapa presas vivas. Cuando hacen contacto, activa la trampa. Y las encierra en su interior si están el tiempo suficiente a su alcance.


Esta es la primera página del libro y recuerdo que estaba en la calle esperando a alguien cuando la leí. Me quedé cautivada, enganchada, y ya no deseé otra cosa que llegar a casa y seguir leyendo compulsivamente este librito.

La planta carnívora habla de una relación de abusos y maltratos entre dos mujeres desde el punto de vista de la víctima, Andrea, a manos de su pareja, Ibana. La autora hace una analogía con una planta carnívora para explicar cómo se vio atrapada en una relación así: al principio te ves atraída por sus llamativos colores. Enseguida, antes de que te des cuenta, la planta se ha cerrado a tu alrededor, sus zarcillos te han atrapado y te ve envuelta en sus jugos digestivos. Cuando la planta te ha digerido, espera tranquilamente a su próxima presa. Así se siente Andrea.

Cuando pensamos en una relación tóxica nos viene a la cabeza el maltrato físico, y sin embargo este libro deja patente que todo empieza mucho antes, con el maltrato psicológico: pequeños desprecios, silencios, plantones, comentarios que van minando tu seguridad, aislamiento del entorno. Llega un momento en que solo quieres evitar el conflicto a toda costa, un conflicto que se cierne sobre ti igualmente, porque eso es lo que la maltratadora quiere: imponer esa relación de poder, dominación y sumisión sobre la otra. Y qué bien lo refleja esta lectura.

Es un libro muy breve formado por una red de capítulos también cortos, de apenas un par de páginas, y todos llevan el mismo número: el I, para reforzar esa sensación de laberinto, de que no se avanza y es imposible salir de ahí, de que una es una presa. Y en los relatos se narran episodios del día a día, sobre todo aquellos que llevaban a la inevitable tormenta y que casi siempre empiezan con un comentario nimio, casual, que para Andrea ya no es tan casual porque sabe que cualquier cosa que diga jugará en su contra. Al principio cuesta un pelín meterse en la historia porque la narradora va contando sus recuerdos tal cual, intercalando las conversaciones de una y otra directamente, tal como las recuerda, sin rayas de diálogo ni nada.

La verdad es que no tengo hambre.

Tarde de películas ante la chimenea. No me dejaba leer. Estás ausente cuando lees, me decía. De manera que cine. Tenía el estómago cerrado, sin ganas de cenar. Recuerdo mi miedo a la hora de expresar la falta de hambre. Recuerdo mi miedo.

No lo sé, quizá he comido demasiado al mediodía.

O sea, que tengo que cenar sola. No comerás nada porque no quieres y no podemos tener una tarde de domingo completa y en paz porque resulta que la señora dice que no le apetece cenar.

Pero si igual estoy aquí, pendiente de ti.

Lo haces para fastidiarme.

Por favor, Ibana, no empecemos, déjame respirar.

¿Que te deje respirar? Mira cómo te dejo respirar ahora mismo. Todo tu aire de mierda te vas a quedar.

Es un libro que se lee con el corazón encogido porque describe con mucho acierto esas pequeñas situaciones cotidianas que de un modo u otro todos podemos reconocer, incide mucho en el tema de la culpa y también habla del «espectador», esas personas que lo ven desde fuera y piensan que nunca les pasará a ellos. «Yo no lo aguantaría». Ese es precisamente el tema, que uno se ve involucrado en una relación así y sin hallar la salida de la forma más casual; le puede pasar a cualquiera.

Todo es fragmento. No hay orden. En la prisión se pierde la noción del tiempo. Todo es igual. Pero cuando llegamos al tercer año supe que me encontraba justo en el momento anterior a ser devorada.

Eso es el terror. Y el terror te paraliza.

El libro lo escribe Flavia Company bajo el heterónimo de Andrea Mayo, uno de los muchos personajes creados por la autora. Está tan bien contado que, durante la lectura, me daba la impresión de que la autora hablaba en primera persona, aunque lo cierto es que esta novela no es autobiográfica.

Una cosa más que destaca de este libro es que oculta nueve microrrelatos independientes, detrás de sendas ilustraciones, que giran en torno a las diferentes fases del maltrato (crueldad, ira, abuso, violencia, aislamiento...). Una lectura que no es fácil, sobre todo cuando captas escenas aquí y allá en las que te ves reflejada, pero que considero totalmente necesaria. Uno solo quiere leer y leer para ver si finalmente Andrea logra salir del laberinto. La empatía hacia Andrea es brutal, solo a la altura del odio que una llega a sentir hacia Ibana, la iguana que te devora.

Gracias a la Editorial Comba y a Masa Crítica de Babelio por el ejemplar.

La autora, Andrea Mayo / Flavia Company.


17 de marzo de 2022

La dependienta (Sayaka Murata)

Keiko Furukura tiene 36 años, está soltera y nunca ha tenido novio. Siempre ha sentido que era diferente, que no encajaba en la sociedad, desde que aquella vez, siendo niña, intentó parar la pelea de dos compañeros de colegio atizándoles con una pala en la cabeza. En aquel momento no entendió por qué se montó tal alboroto... El caso es que Keiko tiene problemas para interpretar los sentimientos de los demás y a menudo no entiende cómo funciona el mundo que la rodea. 

No tenía ni idea de cómo ser una persona normal en un lugar sin manual de instrucciones.

Por eso se siente tan a gusto en su puesto de trabajo: lleva 18 años como dependienta por horas en un Smile Mart, un supermercado japonés o konbini abierto las 24 horas del día. Allí su mundo es totalmente predecible; sabe lo que tiene que hacer a cada momento gracias a un manual que le dice cómo actuar y qué decir. Cuando se le plantea una situación nueva, copia las expresiones físicas y verbales de sus compañeras de trabajo. 

Un Smile Mart con su dependienta, que podría ser nuestra Keiko.

Así Keiko consigue algo parecido a una normalidad, y ella es muy feliz así; no necesita nada más. Sin embargo, si antes la sociedad le reclamaba que llevara una especie de normalidad, ahora que la ha alcanzado esa sociedad le pide algo más: conseguir un trabajo fijo y «serio» o casarse y tener hijos. Sin una de esas dos premisas, los demás siguen viendo que no encaja, que no se adapta a los cánones lógicos. En una konbini nadie trabaja más de un par de años, y con treinta y tantos lo «normal» es estar ya emparejado y pensando en tener hijos. La sociedad japonesa es implacable en ese sentido. Así que, un día, a Keiko se le ocurre una idea (no muy brillante) para intentar cumplir las reglas de «normalidad» que la sociedad le exige.



Para celebrar este Marzo Asiático, Laky y Duomo Ediciones organizaron unos sorteos y fue así como conseguí este libro. Con apenas 160 páginas y un estilo sencillo, apenas me duró un par de tardes, y es una pena, porque me habría gustado perderme en el mundo de Kaiko durante 500 páginas más. El libro nos transporta directos a Tokio, a una tienda de brillantes colores y los sonidos más diversos:

Las konbini están llenas de sonidos. La campanilla que suena cuando entra un cliente o la voz del cantante de moda que anuncia un nuevo producto por megafonía. las voces de los dependientes que saludan a los clientes, el escáner de códigos de barras. las cestas de la compra que se llenan, alguien que coge una bolsa de pan o unos tacones que recorren los pasillos. Esta amalgama de sonidos forma el «ruido de la tienda» que cada día me bombardea los tímpanos sin cesar.

Y, sin embargo, este «ruido de la tienda» es territorio seguro para Kaiko: allí sabe qué reglas seguir, allí se encuentra cómoda. De hecho, este ruido la acompaña incluso cuando está en su casa, la acuna a la hora de dormir; Keiko sabe que debe comer y descansar para que su cuerpo esté listo para trabajar de nuevo por la mañana. El territorio desconocido es precisamente el mundo exterior, el de la socialización, las amistades, las preguntas incómodas que a menudo no sabe cómo contestar, ese mundo que no tiene claras reglas de juego. Pero es un mundo al que también debe enfrentarse, aunque a veces le falten herramientas para ello. La sociedad le exige que busque un trabajo «adulto», que siga los convencionalismos y encuentre por fin una pareja con quien tener hijos. Al fin y al cabo, con 36 años «se le va a pasar el arroz»... Este libro pone el dedo en la llaga de lo que se considera «normal» hoy en día y lo que no, y cómo a menudo el problema no radica en uno mismo, sino en las expectativas de los demás, como Kaiko por fin logra demostrarse a sí misma.

Y un pequeño apunte: ¿no os ha parecido que en algún momento del libro puede interpretarse que Keiko es un pelín psicópata? Yo creo que sí puede serlo, una psicópata controlada y perfectamente integrada en la sociedad, pero un poco piradilla al fin y al cabo (como demuestra la escena en la que está con su hermana y el bebé). Es algo que se deja caer como quien no quiere la cosa y enseguida se cambia de tema, que creo que ha sido un gran puntazo en este libro. ¿Os llevasteis la misma impresión? 

Estos detalles aparte, me ha gustado mucho la voz narradora, es un libro que conmueve y te hace pensar (yo admito que en muchos pasajes he analizado hasta qué punto yo misma me guío por convencionalismos), con pasajes emotivos, otros graciosos y otros casi surrealistas. En definitiva, una lectura que no dudo en recomendaros para conocer algo más de la literatura de Japón. A mí, desde luego, me ha encantado.

Gracias a Laky y a Duomo Ediciones por el ejemplar. Si queréis sumaros al Marzo Asiático, este libro puede ser una buenísima propuesta para empezar.

Sayaka Murata, la autora de este libro, en un Smile Mart de Tokio.

La portada de una edición del libro en inglés, que también me ha gustado mucho.


12 de marzo de 2022

Arena negra (Cristina Cassar Scalia)

Hoy traigo un libro que pude leer gracias a Laky y a Duomo Ediciones, que hace unas semanas organizaron uno de sus habituales sorteos y lectura conjunta. Y, como soy muy fácil de tentar, participé y tuve la suerte de que me tocara, así que hoy os cuento mis impresiones.

Arena negra nos transporta a Catania, en la isla italiana de Sicilia, y nuestra protagonista es la subcomisaria de la Policía Judicial Giovanna Vanina Garrasi. El caso que acaba de llegarle no es de los más habituales: en la casa de una importante familia de la zona, que lleva décadas cerrada, unas humedades y un derrumbe llevan a encontrar el cadáver momificado de una mujer. Calculan que lleva allí al menos cincuenta años, y se dan cuenta además de otro detalle importante: en aquel entonces, otro crimen ocurrió en la casa, y todo apunta a que ambos están relacionados. Pero claro, ha pasado tanto tiempo que apenas hay pruebas en el lugar del crimen, la autopsia va a arrojar pocas pistas y es difícil hablar con los posibles testigos, pues muchos de ellos han fallecido ya. Desde luego, el equipo de Vanina no lo tendrá nada fácil. Y menos cuando se dan cuenta de que los crímenes del pasado pueden arrastrar sus tentáculos hasta el presente...


Es un libro que empecé con muchas ganas: llevaba unas semanas sin leer novela policíaca y me apetecía, y la atractiva portada que nos ofrece Duomo, con esos colores tostados, verdes y negros no hacía más que llamarme desde la mesilla. Sin embargo, reconozco que me costó meterme en la historia. Aparecen muchos personajes, hasta el punto de que por momentos me costaba distinguirlos (a lo que no ayudaban los apellidos italianos, que veía todos iguales), y es una trama que se toma su tiempo para arrancar. Sin embargo, pasadas unas decenas de páginas te metes en el ritmo y en los escenarios de la historia. Además, es entonces cuando se incorpora un personaje que me ha parecido un puntazo, un comisario jubilado, Biagio Patanè, que se encargó de la investigación del primer crimen cometido en la casa, el de 1957. El buen hombre parece deseoso de romper su rutina y abraza con entusiasmo la incorporación (siempre de manera extraoficial) en la investigación; algo por otra parte inevitable dado que hay tan pocos hilos de los que tirar. El tándem Vanina Garrasi y Biagio Patanè me ha parecido fantástico.

Lo primero que resulta diferente de la novela es, pues, el hecho de que estamos ante un crimen que ocurrió en 1957. Mucha arena negra ha caído desde entonces, por lo que Vanina Garrasi en principio no tiene que correr para atrapar a los culpables. Habrá que sumergirse en los expedientes de la época y tratar de encontrar a algún testigo que siga vivo y en sus cabales, lo que imprime a la narración un ritmo más bien tranquilo. Otra cosa que para mí destaca en esta novela es cómo te transporta a Catani, Sciara y otros escenarios de Sicilia. De verdad que dan ganas de ir anotando sitios para visitarlos luego. Además, da pinceladas aquí y allá de las costumbres de la zona.
—Perdona, jefa, pero... ¿adónde vamos? —se atrevió a preguntar Marta.
—A ver a la vieja. La señora Burrano.
—¿A estas horas? —preguntó, perpleja.
Desde hacía un año, todo el mundo le repetía que en Sicilia ni se llama por teléfono ni se visita a la gente antes de una hora determinada. No eran ni las cuatro y media.
—Sí, a estas horas.
—¿Y la señora no estará descansando?
—Pues entonces la despertaremos.
Y no se puede hablar de Sicilia sin mencionar el Etna, que en este libro tiene una presencia constante y silenciosa: la lluvia de arena negra procedente del volcán que cae continuamente y hay que limpiar de aceras, coches, mesas de cafetería... Aquí por suerte no detiene la vida de los sicilianos (como ocurrió con La Palma, en unas imágenes que todos tenemos grabadas en la retina), sino que los acompaña en sus tareas diarias y a la que ya están acostumbrados. Me ha encantado este pequeño hilo conductor de la novela, presente en muchas de las escenas.

Y, también en esta línea, otra cosa que destaca es el recorrido gastronómico que hace la novela por las exquisiteces de la zona. Vanina hace tiempo que tiró la dieta por la borda, y francamente me solidarizo con ella en este sentido.
Los cafés se convirtieron en dos granizados de almendra con café y el correspondiente bollo caliente que la subcomisaria tenía que probar sí o sí porque, como dijo el inspector, bollos así no los hacían en ninguna otra parte.
Esta es la primera de cinco novelas que ha publicado Cristina Cassar Scalia sobre la subcomisaria Vanina Garrasi y ha cosechado tal éxito en su Italia natal que incluso van a hacer una serie para la televisión. Desde luego, a mí me ha dejado con ganas de leer el resto. No es uno de esos thrillers de ritmo endiablado y detalles morbosos. No, aquí la subcomisaria tiene tiempo de enroscarse en el sofá de su casa rodeada de árboles frutales en un pueblito siciliano, aunque sea para leer un antiguo expediente durante toda la noche. Además, Vanina es un personaje que me ha gustado. Es un poco loba solitaria, pero no tiene ese punto asocial de otros detectives de ficción; todos sus compañeros la aprecian y reconocen su valía. Sí que esconde un hecho doloroso del pasado que poco a poco iremos descubriendo, pero este hecho no domina la narración, cosa que es de agradecer. 

Por cierto, un detalle curioso es que el nombre de la subcomisaria en la edición original en italiano es Vanina Guarrasi, y en español ha pasado a apellidarse Garrasi. Totalmente comprensible este cambio, ¿verdad? Un Guarrasi en la novela habría distraído demasiado y le quita un poco de glamour a la pobre Vanina, así que muy bien pensado el cambio por parte de la editorial. O quizá fue sugerencia de la traductora, que es Montse Triviño.


—¡Joder, Nunnari! No nos hemos chocado por un pelo.
—¡Perdone, jefa! Justo iba a verla —farfulló, más por la vergüenza de haber estado a punto de atropellar a su superiora, cosa que en las películas estadounidenses no pasaba, que por el esfuerzo de haber corrido los cinco metros que lo separaban de aquella puerta.
—A ver si lo adivino: ¿has descubierto al asesino de la mujer momificada y estabas yendo a buscarlo a alguna residencia de ancianos? ¿O al cementerio Tre Cancelli a llevarle unos cuantos crisantemos? —se burló ella. 
En definitiva, una novela policíaca siciliana de corte clásico, un poco diferente de los libros del género que había leído últimamente por su ritmo pausado y agradable (un cambio positivo), que tiene muchos ingredientes para gustar y que no dudo en recomendaros.


Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel "LiteViajero Casual" (2): Catania, Sicilia (Italia).