29 de enero de 2021

El instinto (Ashley Audrain)

¿No os pasa que en ocasiones evitáis empezar un libro nuevo porque todavía no queréis abandonar del todo la anterior lectura? Eso es justo lo que me está pasando con El instinto; la historia había llegado a la última página, pero yo necesitaba doscientas más, quería seguir sabiendo de Blythe, Fox y Violet, y me encuentro durante el día pensando en los vericuetos de la historia. Me resisto a dejar atrás una novela y unos personajes que me han llegado tan adentro...



Cuando Blythe se queda embarazada, su marido se muestra exultante. Ser padre es la ilusión de su vida y está convencido de que Blythe será una madre maravillosa también. Blythe está ilusionada, pero no puede evitar un cierto nerviosismo, puesto que las mujeres de su familia (su madre y su abuela)... digamos que no se adaptaron bien a la maternidad. A través de flashbacks, conocemos a la abuela, Etta, una mujer desequilibrada que descargaba su ira en forma de maltratos contra su hija. Esta, Cecilia, la madre de Blythe, fue una mujer fría e insensible que abandonó a su hija cuando ella contaba 11 años. Y Blythe teme que esta tendencia al desequilibrio que parece correr por las venas de las mujeres de su familia la acabe afectando también ahora que va a ser madre.

 «Algún día lo entenderás, Blythe. En esta familia las mujeres somos... diferentes.»

Quería tener otra oportunidad como madre.

No estaba dispuesta a admitir que el problema era yo.


Blythe intenta ser positiva, lucha por dejar atrás estos pensamientos inquietantes y confía en su capacidad para ser madre. Pero entonces nace Violet, que desde el principio es una niña difícil, y Blythe no acaba de conectar con ella. Además nota otra cosa, una especie de maldad innata; hay niños de la guardería que huyen aterrados en cuanto la ven... Su marido, Fox, adora a Violet y niega en redondo que haya ningún problema. En cierto modo, empieza a pensar que el problema está en su mujer... y esto poco a poco causa una fractura en el matrimonio. Blythe empieza a dudar de todo: ya no sabe si simplemente Violet es una niña difícil y con la que no conecta debido a su «herencia» familiar, o si realmente hay un punto de maldad en ella...

Cuadro de Mary Cassatt que se menciona en el libro
Cuadro de Mary Cassatt que se menciona en el libro

Como veis, este libro gira en torno a la maternidad, los vínculos entre abuelas, madres, hijas y nietas, la revolución hormonal que te asalta en el embarazo y primeros meses de tu hijo, la paranoia que sientes cuando todo el mundo a tu alrededor dice que te equivocas, lo que se siente con una posible depresión posparto... Blythe parece una narradora fiable, pero llega un momento en que, cuando todo el mundo pone en duda su visión de las cosas, el lector duda también. Y es que ¿cómo puedes llegar a ver maldad en tu propia hija? Este es el primer libro de Ashley Audrain, y sorprende lo bien que narra todos esos sentimientos confusos, el hecho de que tú veas una realidad y todo el mundo a tu alrededor te la niegue, el hecho de que llegues a dudar de tus propias impresiones y experiencias, y no saber ya si lo que llevas años pensando es real o mentira.

El libro también trata de cómo cambian los matrimonios después de tener hijos, en ocasiones reforzándolos y en otras haciéndolos añicos, como es el caso de este libro (no estoy destripando nada porque la escena inicial del libro es precisamente Blythe observando por una ventana la casa de su ex con su nueva familia, un lugar que ella ocupó una vez y del que se ha visto expulsada).

Es una novela tremenda, brutal, que da para mil lecturas, con un ritmo agilísimo, en capítulos cortos intercalados con flashbacks, y llega un momento en que no puedes parar de leer para ver dónde termina todo esto. En momentos me pareció un poco paralela a Tenemos que hablar de Kevin, salvando muchísimo las distancias, claro, y es bastante más fácil de leer que la novela de Shriver, pero las dos tratan de forma magistral las dudas que plantea la maternidad. Al terminar la lectura de ambos libros me dije que menos mal que ya he sido madre y mi hija ha resultado ser «normal», jeje, porque, de lo contrario, no sé yo si me animaría a tener hijos visto el percal... Avisados estáis.

Por cierto, la traducción la firma Carlos Jiménez Arribas y me ha parecido muy conseguida, con unos giros muy buenos. La edición de Alfaguara también es muy cuidada (y eso que yo he leído una edición anticipada).

Mil gracias a Masa Crítica de Babelio y a Alfaguara por el ejemplar. De no ser por ellos, no sé si este libro se hubiera cruzado en mi camino y, la verdad, algo así ahora se me hace inconcebible, jeje.

Estoy deseando leer lo siguiente que pergeñe esta mujer...

24 de enero de 2021

Yincana Criminal 2021

No pensaba yo apuntarme a muchos retos este año, pero está visto que soy muy fácil de tentar... El caso es que el grupo de #SoyYincanera llevaba llamándome la atención por las redes desde hace tiempo y ahora que han puesto en marcha una iniciativa he decidido unirme. ¡Y eso que el reto no es nada fácil para lo que yo suelo leer! Son 25 lecturas en un año, y en ellas es imperativo que aparezca un crimen, aunque sea en segundo plano. Teniendo en cuenta que suelo leer unos 25 libros al año, no sé si lo conseguiré. ¡Pero para eso son los retos!


Si os tienta participar, tenéis que pasaros por los blogs de las organizadoras: Carmina del blog De tinta en vena y Kayena de Negro sobre blanco. Allí encontraréis los requisitos y esta plantilla para ir rellenando durante el reto.


ISLAS ENIGMÁTICAS

RESEÑA

Es un caso de tráfico de drogas o infidelidades.

.

El escritor/a ha nacido y/o reside en una isla.

. Frankenstein, Mary Shelley

La isla en que se desarrolla la acción es española

.

La acción transcurre, principalmente, en verano

.

La víctima es una mujer

.

 

 

MADE IN SPAIN

RESEÑA

La acción transcurre en Barcelona o Madrid

.Donde haya tinieblas, Manuel Ríos San Martín

La acción transcurre en cualquier ciudad española, excepto Barcelona o Madrid

.Incluso la muerte miente, Julio César Cano

El protagonista es un detective

.El buen padre, Santiago Díaz

La víctima o el asesino pertenecen a la clase baja o marginal

.Tierras de niebla y miel, Marta Abelló

La acción transcurre en un ambiente rural

.

 

 

TODO ES POSIBLE EN AMÉRICA

RESEÑA

La víctima es un hombre

En la trama interviene un abogado.

. Matar a un ruiseñor, Harper Lee

La corrupción es el tema dominante.

 .Pastores del mal, Félix García Hernán

Transcurre en un país de Sudamérica.

 .

En la trama interviene un periodista.

 .

 

 

OCURRIÓ EN EUROPA

RESEÑA

Una novela de un escritor/a nórdico o que la trama transcurra en la Europa septentrional

.

Una novela de un escritor/a británico o que transcurra en Gran Bretaña.

.

Una novela de un escritor/a italiano o que transcurra en Italia.

. Spiculus, Juan Tranche

Una novela de un escritor/a francés o que la acción transcurra en Francia.

.

Una novela de un escritor/a alemán o que la acción transcurra en Alemania

.

 

.

SUCEDIÓ EN ASIA, ÁFRICA Y OCEANÍA

RESEÑA

La acción transcurre en África o está escrita por un escritor/a africano.

.

La acción transcurre en Asia o el autor/a de la novela es asiático.

.¡Vivir!, Yu Hua (la mayoría de las muertes son fortuitas, pero una de ellas la considero un crimen en toda regla).

La acción transcurre en Australia o el escritor/a es australiano.

.

La acción transcurre en una isla de cualquiera de los tres continentes

.

Es un caso de espionaje que transcurre en cualquiera de los tres continentes

.


¡Nos vemos en el reto!

18 de enero de 2021

¡Vivir! (Yu Hua)

¿Enero es demasiado pronto para poner libros en la lista de los mejores del año? Porque en este 2021 me he estrenado a lo grande y después de Frankenstein ha llegado ¡Vivir!, una de esas novelas que no te quitas de la cabeza incluso pasados unos días. Y, cuando eso ocurre, significa que el libro es de los que dejan huella y que se va directo a la lista de historias inolvidables.

Empiezo dejando el resumen de la contra:

Después de gastar toda la fortuna de su familia en el juego y en burdeles, el joven Fugui, único heredero de la familia Xu, no tiene otra solución que convertirse en un honesto granjero. Obligado por el Ejército a separarse de su familia, es testigo de los horrores de la Guerra Civil. Años después, tiene que hacer frente a las penurias de la Revolución Cultural. Con un buey como único compañero en sus últimos días, Fugui consigue sobrevivir gracias a su amor por la vida. Esta novela celebra la inalterable voluntad de vivir por encima de las desgracias y los golpes del destino.

Decía que me cuesta quitarme la historia de Fugui de la cabeza, pero lo cierto es que me cayó fatal al principio del libro. Menos mal que él mismo está de acuerdo conmigo y me ahorra buscarle calificativos, pues estas son sus palabras literales en el libro:

Yo de joven era un cabronazo hijo de puta.

Fugui es un joven acomodado y cabeza loca que, debido a su afición al juego y a los burdeles, consigue pulirse la fortuna familiar. Cuesta mucho empatizar con el protagonista que se nos presenta en las primeras páginas. Egoísta, despreocupado, irrespetuoso... un auténtico vivalavirgen. Y, sin embargo, las circunstancias le obligan a madurar y poco a poco, a medida que va avanzando la historia y casi sin darte cuenta, su personaje te conquista.

Lo primero que llama la atención de este libro es la voz narradora, que es la del propio protagonista, Fugui; es cierto que no he leído mucha literatura china, pero esperaba encontrar una historia de emociones contenidas, de silencios, de frases cortas y significados velados. ¡Pero no! Fugui cuenta su historia en primera persona intercalada con todo tipo de exabruptos, e incluso cuando narra hechos dramáticos (porque este libro es un dramón), se las arregla para arrancarte una sonrisa aquí y allá con la forma de contarlo. Y es cuando llegas al final el momento en que el círculo se cierra y te das cuenta de lo acertado que es el título, porque pese a todas las desventuras y vicisitudes que vive Fugui, su voluntad de vivir y seguir adelante es inquebrantable.




Otra cosa digna de mención en este libro es la magnífica traducción de Anne-Hélène Suárez Girard, sinóloga, traductora, profesora y escritora. No me puedo imaginar el esfuerzo que conlleva traducir del chino una obra como esta, llena de expresiones orales y de diálogos espontáneos, y que quede una narración natural y fluida en español, que capture con exactitud la particular voz del protagonista y nos acerque una cultura como la de China, tan ajena a la nuestra. Y justo eso es lo que consigue Anne-Hélène Suárez.

Como digo, me ha gustado muchísimo la historia, me ha parecido muy diferente a lo que suelo leer, y la lectura realmente consigue transportarte a cada una de las experiencias que vive Fugui. Lo que sí tengo que señalar, como decía antes, es que este libro es todo un dramón: la vida de Fugui comienza muy bien, como hijo de un terrateniente, pero su mala cabeza hace que pierdan la fortuna familiar y a partir de ahí todo son penurias. Y, sin embargo, se lee casi casi con una sonrisa en la boca (aunque admito que llegó un momento en que no me podía creer que siguieran pasándole calamidades a Fugui). En ¡Vivir! se repite una y otra vez el ciclo de la vida, nacimientos, muertes y más nacimientos, y en paralelo vivimos algunos de los acontecimientos más recientes de la historia de China. Y uno se descubre sufriendo con cada una de las desgracias de Fugui y sonriendo cada vez que a él le ríen los ojos o suelta uno de sus exabruptos, y no podemos sino sentirnos contagiados de esa voluntad de ¡vivir! a pesar de todo. Un libro repleto de sentimientos y más bien breve, porque Yu Hua cuenta todo lo que quiere contar con la sensación de que usa las palabras justas; ni una más, ni una menos.

Solo puedo recomendaros este libro encarecidamente, y ahora me apunto la necesidad absoluta de ver la versión de esta novela que hizo Zhang Yimou en 1994 (un director que ya me conquistó con la maravillosa película El camino a casa):



Esta reseña participa en la iniciativa:



Apartado: Sucedió en Asia, África y Oceanía.
La acción transcurre en Asia o el autor/a de la novela es asiático.

10 de enero de 2021

Reto Serendipia recomienda 2021

Este año voy a animarme a participar en un par de retos, y el primero que me ha tentado (pero mucho) es el Reto Serendipia recomienda 2021, que va ya por su octava edición:



En la primera parte de este reto hay que recomendar tres títulos poco conocidos, así que procedo:

1. Mi precio es ninguno, Martín Casariego.
Novela policíaca con sabor clásico y un fino sentido del humor. Mi reseña, aquí.



2. El santo al cielo, Carlos Ortega Vilas.
Novela negra muy bien escrita, con toques de sentido del humor y una pareja de investigadores de la que querrás seguir sabiendo; además, surge un romance donde uno menos se lo espera. Mi reseña, aquí.



3. Hitler, Bernard Swysen y Ptiluc. 
Cómic sobre la vida de Hitler, representado como una rata con tupé, bigote y trajes de Hugo Boss. En breve subiré reseña y lo actualizaré aquí. Muy, muy recomendable.


Pinchando en la imagen y aquí podéis consultar las bases del reto. ¡Felices lecturas!

***

Actualizo la entrada porque ya he elegido mis tres lecturas para el reto. Me ha costado porque las propuestas son interesantísimas, pero allá van:

La campana de cristal, de Sylvia Plath. Aprovecho que lo tengo en casa y que hace siglos que quiero leerlo. Del blog de la Senyoreta Buncle.

La falsa amante, de Honoré de Balzac. Me ha gustado el breve resumen que he leído en internet, así que anotado queda. Del blog de Lecturas de Undine.

Nunca fuimos héroes, de Fernando Benzo. Ya le eché el ojo en su día y aprovecho para incluirlo en el reto y «obligarme» a leerlo, que si no ya estoy viendo que no le haré hueco. De El blog de Juan Carlos.

¡Nos vemos en el reto!

Frankenstein (Mary Shelley)

En el imaginario popular se conoce como un clásico de la literatura de terror y una obra temprana de ciencia ficción. Sin embargo, para mí es sencillamente una historia inolvidable, tremendamente humana y también infinitamente triste. 

Una especie de científico loco, ebrio por un increíble y revelador descubrimiento que ha hecho tras dos años de duro trabajo, consigue por fin insuflar vida a una criatura que ha creado a partir de restos de cadáveres. Sin embargo, no se plantea las consecuencias de lo que está a punto de hacer y, cuando la criatura se alza ante él, el científico se muestra horripilado y huye dejando sola a su creación.

Una desapacible noche de noviembre contemplé el final de mis esfuerzos. Con una ansiedad rayana en la agonía, coloqué a mi alrededor los instrumentos que me iban a permitir infundir un hálito de vida a la cosa inerte que yacía a mis pies. Era ya la una de la madrugada; la lluvia golpeaba las ventanas sombríamente, y la vela casi se había consumido, cuando, a la mortecina luz de la llama, vi cómo la criatura abría sus ojos amarillentos y apagados. Respiró profundamente y un movimiento convulsivo sacudió su cuerpo.

Así, la criatura se encuentra sola en un mundo del que lo desconoce todo, y solo anhela el cariño y la comprensión de los demás. Pero pronto se encuentra con unas gentes que se horrorizan al verlo y, o bien salen huyendo despavoridos, o se lanzan contra él con palos y piedras. La criatura no pierde la esperanza y busca de nuevo el cariño humano, pero con el mismo resultado. Esto hace que la desesperanza anide en él y decida buscar al causante de todos sus sufrimientos, el científico Víctor Frankenstein, para hacerle sufrir en la misma medida en que sufre él.

Soy un malvado porque no soy feliz.

Y así empieza su sed de destrucción, que es quizá la parte del relato que más se ajusta al género de terror. En mi caso, para entonces ya empatizaba totalmente con la criatura y ni en sus peores momentos me puse en su contra como lectora. Y es que todo podría haber sido tan diferente para el pobre monstruo, si solo hubiera encontrado un poco de comprensión...

En fin, esta es la segunda vez que leo este libro y creo que no será la última. Y, por cierto, no recordaba esto de la primera lectura: al pensar en Frankenstein uno evoca a ese ser de cabeza cuadrada y tornillos en el cuello, pero la criatura no tiene nombre en el libro. Frankenstein es su creador. Crucial detalle del que no me acordaba.


Si yo fuera escritora y solo pudiera haber escrito una obra en mi vida, creo que elegiría esta. Me parece un libro increíble de principio a fin, con una premisa absolutamente brillante. ¿Lo habéis leído? ¿Qué os pareció?

Ahora me queda pendiente ver alguna de las adaptaciones al cine, y me gustaría empezar con la peli de la que se ha sacado el fotograma de arriba: la versión de James Whale de 1931, con un impresionante Boris Karloff como protagonista.


Esta reseña participa en la iniciativa:



Apartado: Islas enigmáticas.
El escritor/a ha nacido y/o reside en una isla.

1 de enero de 2021

Mis mejores lecturas del 2020

Mi resumen del año lector va a terminar pronto, porque la lista es breve; de hecho he sido bastante crítica con los libros de este año y eso me ha hecho pensar que debería cambiar el criterio a la hora de elegir nuevas lecturas. Digamos que me gustaría leer más lo que yo quiero y no lo que me ofrecen. Pero luego me veo tentada por los cantos de sirena de libros nuevos y desconocidos que me llegan a través de promociones a la puerta de casa y, bueno, me cuesta decirles que no. Pero conste en acta que me gustaría cambiar esa tendencia.

Estos son los libros que he leído este año y que me han parecido inolvidables:

Crimen y castigo (Fiodor Dostoyevski)

De este libro no hice reseña en el blog porque, francamente, no sabía ni cómo empezar a comentar un clasicazo como este. Es un libro que engancha desde esas primeras páginas en las que el protagonista pondera si debería o no cometer un crimen. Así como Anna Karenina traslada al lector a las altas esferas de la sociedad rusa, Crimen y castigo nos lleva a los bajos fondos de San Petersburgo, y Dostoyevski hace un magnífico retrato de las personas más desfavorecidas de aquella sociedad. Solo hablar de este libro ya me da ganas de adentrarme de nuevo en la inolvidable historia de Raskolnikov. Os recomiendo esta novela al cien por cien.




Encender una hoguera (Jack London)

¿Por qué no reseñé tampoco este magnífico relato de Jack London? Cuando ya parece que no queda nada por inventar en este género, uno descubre Encender una hoguera y entiende por qué es un clásico. Un hombre se adentra junto con un perro en el Yukon en un día terriblemente invernal; ha ignorado los consejos de personas que conocen el territorio mejor que él y confía en que sabrá desenvolverse en la Naturaleza. Pero las cosas se tuercen.

El frío inclemente, el blanco de la nieve, la inconsciencia del hombre, la sabiduría del perro, la indiferencia de la Naturaleza, ese final ominoso que parece cernirse sobre el protagonista... todo ello confluye para construir un relato inolvidable.



El monje (Matthew Gregory Lewis)

En su día ya dejé clara mi fascinación por esta novela (en este post), así que no puedo añadir nada más, salvo que, por supuesto, se fue de cabeza a la lista de mis mejores lecturas del año.




Hitler (Bernard Swysen)

De este cómic no he hecho entrada pero planeo hacerlo, así que ahí me explayaré a gusto. De momento solo quiero decir que explica la infancia, ascenso y caída en desgracia de Hitler al detalle, pero sin perder el sentido del humor y el carácter didáctico. Muy recomendable y para todos los públicos (bueno, quizá a partir de 12 años, pero en cuanto a los adultos no hay límite de edad porque también les conquistará seguro).



Canción de Navidad (Charles Dickens)

No quiero dejar fuera del listado a un clásico de la Navidad como este y que además tengo muy reciente. 




¡A por otro año de lecturas provechosas y grandes descubrimientos!