20 de noviembre de 2022

Días sin sol (Félix García Hernán)

Después de unas cuantas propuestas a las que no pude unirme, por fin he vuelto a participar en una de las lecturas conjuntas de las compis Yincaneras, y lo he hecho por la puerta grande: con la última novela de Félix García Hernán, Días sin sol. 


Madrid, 2012. César, Eduardo y María no se conocen de nada, pero tienen algo en común: los tres han salido muy maltrechos de la última crisis económica y, cada uno por razones bien distintas, se encuentran entre la espada y la pared. Lo único que les queda es soltar bilis en un foro de Internet donde sus caminos se acaban cruzando. 

Un día, César, que ya no tiene nada que perder, decide citarse con esos dos desconocidos en la vida real  y proponerles un plan. Sin embargo, el ego de César es más fuerte que él y eso hará que el que era un plan aparentemente sin fisuras empiece a hacer aguas por todas partes...

En este caso nos encontramos de nuevo al comisario Javier Gallardo y a los inspectores Fernando Luengo y Raúl Olaya (pero no hace falta haber leído los anteriores libros de este autor para seguir la trama, en absoluto). Javier Gallardo se ha visto relegado a un puesto administrativo como sanción por su forma de resolver un caso anterior, pero finalmente acaba involucrado también en este, primero extraoficialmente y luego con el permiso de sus superiores. Al fin y al cabo, su buen hacer y su fino instinto serán muy necesarios en un momento en que los personajes más corruptos de la sociedad están viendo las barbas del vecino pelar...

El caldo de cultivo de toda esta trama es la crisis económica de 2008 y la corrupción que floreció antes y después: políticos, empresarios, jueces... nadie se libraba, todos querían sacar tajada y utilizaban sus contactos para llenarse los bolsillos y las cuentas bancarias. Y veremos también el otro lado de la moneda, el de los afectados de toda esta corrupción, personas con nombre y apellidos que perdieron todo lo que tenían de la noche a la mañana. Y a quien ya no le queda nada que perder es capaz de jugárselo todo...

Por el camino nos encontraremos crímenes en hoteles de lujo, venganzas, odios viscerales, traiciones, chantajes y varios cambios de escenario, desde Madrid a Marbella, pasando por Gibraltar, Segovia y Barcelona. 

Pastores del mal, la anterior novela de Félix, la disfruté un montón y puedo decir que esta aún ha puesto el listón más alto: los personajes son muy creíbles y se entienden perfectamente sus motivaciones; la trama no decae en ningún momento de sus casi 400 páginas, con momentos vertiginosos y otros más pausados. Además la historia me ha gustado un montón, me ha parecido muy original pese a beber en parte de una novela (y película) muy famosa, que prefiero no desvelar. Me gusta que Félix García Hernán ha construido una novela que parece fácil y que se lee fácil, y ese es su gran mérito, pues seguro que escribirla no lo ha sido en absoluto.

Una novela negra que también tiene su punto de crítica social, en la que incluso nos descubriremos empatizando en algún momento con los culpables y pensando que, al fin y al cabo, a lo mejor las víctimas se lo tenían merecido. Y todo ello nos conduce a un final que me ha parecido redondo. 

De lo mejorcito que podéis encontrar en novelas negras hoy. Os animo a leerla.




Esta reseña participa en la iniciativa «Escenarios de novela negra»:



Nivel “LiteCultureta": Madrid, Capital Europea de la Cultura 1992.

11 comentarios:

  1. Hola guapa 😘
    A mí me ha gustado mucho a pesar de retratar una época muy mala que todavía tenemos fresca y presente. Y es verdad que cuesta trabajo no pensar que alguien se tiene merecido lo que le pasa. Como siempre, ha sido un placer compartir lectura e impresiones con vosotras.
    Besos 😘

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo en que el autor con esta novela se ha superado. Parece que se crece con cada novela. Muy buena reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Y siempre nos quedará esa cosa, ¿no? Que Félix haya hecho una novela donde podemos empatizar con quien delinque me parece super interesante. Además, el tema de crítica social es curioso, porque parecía algo superado, pero cómo sigue picando después de tanto tiempo. Una lectura estupenda, sin duda.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB 💜

    ResponderEliminar
  4. Me encanta Félix García Hernán. Lo descubrí con Cava dos fosas que compré sin saber muy bien lo que me iba a encontrar y me llevé una muy grata sorpresa. desde entonces, no me he perdido ninguna de sus novelas y Días sin sol es, como dices, de lo mejorcito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Los dilemas que plantea el libro hace que los personajes sean más cercanos más reales. Creo que el autor consigue algo muy difícil y es empatizar con aquellos que no hacen el bien, está muy bien escrita y es muy recomendable

    ResponderEliminar
  6. Buena observación Rosa! Una de las características de Félix es precisamente esa, que parece que es fácil lo que escribe, pero con los temas que trata, hacerlos fáciles no es nada fácil, valgan las múltiples redundancias escritas a propósito jaja. Buena reseña. Un abrazote

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    En mi caso yo leí el libro de manera individual, y por lo que voy viendo, se puede seguir bastante bien aunque se pierden algunos matices de Javier Gallardo.
    Me ha gustado como dices, la crítica social que está presente en este libro, donde los malos no son realmente los malos y alguna de las víctimas se lo tenía merecido.
    Buena reseña,
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Una novela negra que nos acerca a "los malos", una lectura que no da tregua y que además se disfruta pero también se sufre por tan cercana a la realidad. Coincido con tu opinión, es una obra que recomiendo por todo lo que dices. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Parece un gran libro. Un beso y feliz sábado.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Primera visita a este hermoso blog.
    Gracias por la excelente reseña de la novela.
    saludos desde indonesia
    sigo tu blog

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?